Y de manera totalmente desinteresada, como tiene que ser

Consejo para una comunicación efectiva a medio-largo plazo: lluvia fina.

Mensaje constante y consistente.

¡Burkina crece en visitas!

Que lo sepáis, chin a chin que dicen en Dominicana, poco a poco. ¡Y son visitas interesadas!

Interesadas en el sentido de que tienen calidad y es por eso por lo que se las valora. No importa si son muchas o de muchos países del mundo. Lo que importa es que regresan. Las estadísticas de WordPress no engañan en eso. Discriminan entre visitas y visitantes y, la verdad, es para estar contento.

Incluso ha habido un visitante procedente de la mismísma Burkina Fasso. Y ha regresado.

¡Muchas gracias a todos! Sobre todo a mi madre que entra al blog todos los días desde muchos ordenadores distintos. Y a mi tía Carmen. Y mi prima Ana Urgoiti que habrá ido a Burkina Fasso a la leprosería de Ougadougou para conectarse dos veces.

Son visitas interesadas.

Hablando de visitas interesadas, ayer estuve en Ginmotive, exhibición, show, feria, workshop… No sé cómo llamarlo… de la ginebra que se celebra anualmente en Madrid y que, en mi opinión, está un poco en declive.

Fui invitado por la buena gente de Davidoff, y su flamante brand ambassador y amigo de años, rapsoda del tabaco, canalla de Calatañazor, Gonzalo de León.

Con Gonzalo atracaría a mano armada y sin careta un banco de esperma si hiciera falta. O mejor, uno de células (puta) madre.

Me arrimé al stand de Davidoff, además de porque se lo debía a Gonzalo, porque estaba en deuda con mi David Cagigas que iba a proponer un maridaje, como todos los suyos, out of the box, porque David es un genio de narices y siempre piensa fuera de la caja con lo que, quizá, no consiga convencerte, pero desde luego te descoloca.

Y eso me mola mucho.

Mi visita era, por tanto, doblemente interesada y le saqué el máximo jugo. A David le atribuyo todo lo poco que sé de vinos y destilados, así que me he aprovechado de él al máximo, y todavía me dice que se va a marchar a Santoña, Cantabria, su pueblo, y me quedo mirándolo con la cabeza ladeada, como esa lechuza cutre que a veces parezco, y le digo:

Vas a venir a merendar a mi casa la semana que viene, ¿no?
– Sí, claro – me contesta. Sin lugar a dudas.

Porque si David se ha recorrido 7.000 km para visitarme en un hospital, ahora bien se puede hacer 400 de carretera para merendar en mi casa.

Digo yo.

Pues ya me estás trayendo una lata de anchoas de tu pueblo, macho.

Y mírame cuando te hablo.

image1

Mi amistad por David es completamente interesada. Absorbo todos sus muchos conocimientos sobre vinos, maridajes, cata sensorial, aromas y sabores y, encima, le gorroneo anchoas de Santoña.

Y  le pongo condiciones.

David… Anchoas rellenas de aceituna. Ya sabes como me gustan.

David se me descojona. Sabe que mi amistad es interesada.

La suya, en cambio, no.

La suya es totalmente desinteresada.

Es maravilloso el tipo. Vendrá a casa con las anchoas. ¿Apostamos?

Y genial. Sirvió a la peña que asistió al maridaje un mezcal el Alacrán con tónica Fever Tree, mucho hielo, la rodadura de lima, cayena picantita que maceró un rato antes de empezar la cata y… Bueno, se rajó a última hora con las piparras.

El resultado era grandioso. Un trago fresco y brillante, cítrico y punzante gracias a la lima, que para mi gusto es la rodadura por excelencia por su elegancia nada agresiva, ácida y dulce al mismo tiempo,  con un suave picante que daba la cayena y que era perfectamente soportable, pero que, además, el propio trago te lavaba la boca y mitigaba el picor dejando el dulce de la canela… Un show en la boca en el que persistía el fondo terroso del ágave, esencial, que aportaba el mezcal.

Fresco, picante sin agredir, elegante, sabroso, dulce sin empalagar…

Ideal para disfrutar con un Davidoff Escurio Robusto (114 x 54), del que en su día ya colgué un entrada (DAVIDOFF ESCURIO ROBUSTO) y que completaba el festival con los sabores especiados y de canela tan característicos del tabaco brasileño.

13254382_10209172679461412_150802815986306968_n

Fue parco en palabras. Podría habérselo explicado más a la gente, pero es que David no sabe venderse. Es su gran defecto. El hecho es que el trago más el puro formaban una combinación sublime. A él le falta decírselo a la gente:

– ¿A que está bueno de cojones?

¡Ay si pillo yo el micro, David! ¡Ay si lo pillo! ¡Te cagas!

Gracias David por esta nueva soberbia lección de humildad y por tu amistad desinteresada.

Te espero en casa a merendar.

No te olvides de las anchoas.

Rellenas de aceituna.

O no vengas.

Anuncios

10 comentarios sobre “Y de manera totalmente desinteresada, como tiene que ser

Agrega el tuyo

  1. Gracias a ti crack, seguro que así será, por cierto que tú y yo tenemos un tema pendiente, así que a ver cuando podamos hablar, tengo que comentarte algunas cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

BURKINA J'ADORE

Some roads you shouldn't go down

A %d blogueros les gusta esto: