Broadleaf Stalk-Cut

Nunca acabas de aprender cosas y eso es lo bueno. Y cuando crees que lo sabes, el tabaco te dice que no, que no lo sabes.

Porque el tabaco habla. ¿Lo sabíais?

El año pasado, VegaFina lanzó al mercado una edición limitada que se llamaba Stalk Cut.

Ésta:

VegaFina-Fortaleza-2-Stalk-Cut-cigar-2000x849

VegaFina Fortaleza 2 Stalk Cut Toro (152 mm x 54). Vino Pedro Ventura a presentarlo a España que no sólo es miembro del Grupo de Maestros de la Tabacalera de García, la fábrica de cigarros premium más grande de Dominicana, sino también un tipo fantástico.

pedro-ventura_21_970x515

No me gusta decirlo así, porque suena feo, pero, aparte de la enhorabuena por haber encontrado un buen argumento de marketing para vender una edición limitada, cosa que no es fácil (y VegaFina, en ese sentido, creo que se está moviendo muy bien), lo cierto es que Stalk Cut (corte por el tallo) no es una técnica nueva, ni mucho menos, ni tampoco explicaron bien cuál es la influencia en la hoja de tabaco de esta forma de secado.

Stalk Cut, tallo cortado, es la técnica de secada al aire que se emplea desde siempre, de toda la vida del señor, en Windsor, Connecticut, para SECAR, no para madurar ni para añejar, SECAR la hoja de Broadleaf. Un 50% de esta cosecha va para capa, que es un rendimiento muy elevado. El resto, capote y tripa.

Depende.

Es una confusión sin importancia, pero si los periodistas especializados en tabaco y, sobre todo, los departamentos de márketing que informan a los periodistas, no saben diferenciar, que es básico, el secado de la maduración o del añejamiento del tabaco, difícilmente vamos a poder transmitir al público consumidor una idea clara del intrincado proceso del tabaco.

Como digo, me jode ponerme en este plan marisabiondillo. No me va nada. Pero en esto del tabaco, me gusta que se llame a las cosas por su nombre.

SECADO es el proceso que fija el color de la hoja después de la cosecha, en un rancho o casa de tabaco, con circulación de aire y temperatura y humedad controladas.

Aquí lo tenéis Stalk Cut con Joe, propietario de esta granja de tabaco en Windsor, Connecticut, que lleva cultivando tabaco desde el siglo XVII. Es la más antigua de Estados Unidos.

DSC_0264

DSC_0268

Veis que el tío del hacha, al aizkolari del tabaco, ayvalaos Patxi, le da que pego en la base.

El tabaco no tiene muy buena pinta. El granjero se quejaba de que este año ha llovido demasiado y a destiempo, además, y como la broadleaf es, como su nombre indica, una hoja muy grande, le cuesta mucho ejercitarse y, con tanta agua, presenta ese aspecto un poco flácido.

DSC_0256

Estas plantas ya están cortadas. Se cortan y se dejan un buen rato así, sobre la tierra, para que la hoja se afloje y evitar después roturas, que merman mucho la cosecha. No se cuelgan inmediatamente.

Después, con un pedazo de pincho, se hace el “cuje”, que no conseguí entender cómo coño lo llaman allí. Pero se hace así.

DSC_0246

Ahí tenéis la planta entera. No es muy alta: en torno a un metro de altura, ya sabéis que las medidas en tabaco son variables, aunque el reto, en el campo, es conseguir que todas las plantas se parezcan entre sí lo más posible: regularidad. Joe me dijo que la dejaban crecer hasta la rodilla, poco más o menos, pero, claro, ¿la rodilla de quién? Joe medía casi dos metros. Yo apunté en mi libreta: “Dejan crecer la planta hasta los huevos”. Es mi medida.

IMG_4404

Después clavan la planta entera, por la base del tallo, en esta madera para hacer el “cuje”, en el que no se insertan más de cinco plantas. El pincho de metal, que se extrae y se va colocando sucesivamente en los demás listones, está muy afilado, mucho. Joe me preguntó si quería probar y le dije que no, que yo soy como el de vídeos de primera: soy capaz de clavarme el brazo en el cuje y, después, si tienen narices, que me cuelguen para fijar el color.

Aquí veis los “cujes” cargados en el tractor que los va a llevar a la casa de tabaco. Podemos abrir el debate, que gusta a algunos (sobre todo, porque no tienen tractores), sobre si el hecho de que una máquina transporte los “cujes” del campo al rancho hace ya que los cigarros no se puedan considerar hechos 100% a mano.

DSC_0247.JPG

Y a la casa de tabaco. Yo ya he visto unas cuantas, pero pocas como estas. El secado es un proceso vital y muy peligroso para el tabaco: en ese momento es cuando más enfermedades pueden atacar a las hojas. En Dominicana dicen que si no preparas a tiempo el rancho, pierdes la cosecha porque allí la mayoría son de paja o abiertos, tipo quisqueya, pero éstos son permanentes. Joe tiene más de 60 ranchos.

DSC_0271

Si os fijáis en el lateral, los tablones de la pared se abren para facilitar la circulación del aire. Es básico en el secado: no se trata de hacer una sauna de calor y humedad, sino de mantener la humedad y la temperatura controladas. Por la noche se cierra, porque hace frío y eso no es bueno, por el día se abre para que el aire seque el tabaco. Si la humedad se concentrara en la casa de tabaco, pueden venir las enfermedades y los mohos e, insisto, aquí no se trata de madurar ni añejar ni fermentar el tabaco, sino de fijar el color y adelgazar las venas. Cuando la vena está completamente seca, no tiene savia en su interior, pasa del grosor de un dedo a esos escasos milímetros que se arrancan en el despalillo.

Para cualquier problema, está este señor que se llama Ernest Gocaj y ya alucinas en colores. Es el director de compras de tabaco de la General Cigars y su vida consiste en estar al pie de estas granjas (él vive en Hartford, CT) y viajar a Nicaragua, Honduras, Brasil, Dominicana, Costa Rica, Jamaica… Lo que sabe Ernest de tabaco se resume en un hecho: entra en la casa del tabaco, huele y con el olfato detecta si algo va mal.

Y no es un vacile.

DSC_0286.JPG

Por cierto. Es albanés. Ingeniero agrónomo de los tiempos de Enver Hoxha, así que conoce muy bien las diferencias entre una granja de tabaco bien incentivada, con motivos para trabajar y hacer bien las cosas, y una granja de tabaco del sistema comunista. Yo lo conocí en Dominicana. Me llevó a la granja experimental de la General en Mao. Me pidió que le hiciera unas fotos, no sé para qué las quería, y fuimos juntos a verla. Tenían veinte tipos de tabaco distintos sembrados para medir rendimientos y posibles cruces, incluida una nicotiana silvestre, el tabaco salvaje, que no se puede fumar porque tiene mucha nicotina.

Esta semana está en Bahía, Brasil, viendo CuBra, arapiraca y matafina con su jefe, el vicepresidente de General Jhonys Díaz. Me dijo que por qué no me iba con él y estuve tentado, no, tentadísimo, pero no podía, claro, mi mujer me divorcia. Ahora que ya os digo que en el futuro, cuando tenga más tiempo, aspiro a ser su aprendiz. Fantástico Ernest.

DSC_0274

Los “cujes” se suben a secar como en todas partes. La mierda del suelo también es igual que en todas partes. Eso no cambia.

DSC_0276

La técnica del Stalk Cut, cortado por el tallo, tiene un sentido. No es capricho. De lo que se trata es de aprovechar al máximo los nutrientes de la planta que quedan en el tallo cuando se cosecha. Por eso se seca la planta entera dada la vuelta. Se facilita la circulación de esos nutrientes del tallo a la hoja y el resultado es una hoja más sabrosa, más resistente y elástica, pero no más fuerte ni con más nicotina, porque para la producción de nicotina se necesitan las raíces y el sol.

DSC_0279

Me sorprendió que me dijeran que el secado duraba diez, once semanas, aproximadamente. En Dominicana es apenas un mes lo que se tarda, pero, claro, esto es otra cosa. Pasa mucho en el tabaco, que cuando crees saber algo, resulta que no, que no lo sabes o, al menos, no del todo.

Espero que os haya resultado más o menos ilustrativo el tema y no demasiado coñazo ni sabiondo, porque no es la intención de este blog, ni mucho menos. Lo que pasa es que todo lo que se refiere al cultivo, cosecha, secado y fermentación del tabaco me apasiona.

Si os surge cualquier duda, no seáis tímidos: preguntádselo a Ernest Gocaj. Yo no tengo ni idea.

Enviado especial a Windsor, CT, USA, gracias a STG y Stephan Brichau, en la celebración del 50 aniversario de la marca número uno en Estados Unidos, Macanudo, para Burkina:

Javier Blanco Urgoiti.

 

 

 

Un comentario de “Broadleaf Stalk-Cut

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *