VegaFina 1998 VF 52. Cigarro de junio 2019

Me vais a perdonar el arranque de mes, pero he tenido una semana horrible, en lo personal y en lo profesional y, la verdad, no estoy para muchas coñas. Ni tengo ganas, ni tengo tiempo y lo siento, pero las cosas han venido así y no puedo ni siquiera rematar el ranking de las limitadas de Habanos. Ya lo haré.

Hago sólo un pequeño paréntesis porque nos hemos fumado el mes de junio, que ha pasado en AVE el cabrón, ha sido un visto y no visto, y tengo mi compromiso personal, al que no quiero faltar, de contaros cuál ha sido el cigarro que más he disfrutado en junio y por qué.

Junto a él, como siempre, os contaré otros dos cigarros que he fumado y me han dado un rato bueno, aunque si os digo la verdad, ahora mismo, mientras escribo esta línea, no tengo ni idea de cuáles van a ser.

VEGAFINA 1998 VF 52

El cigarro del mes lo tengo claro: el nuevo VegaFina. Es fantástico. Ya he probado los tres, el 50, el 52 y el 54, y como el tabaco se empeña en darte en las narices en cuanto las asomas demasiado, a pesar de que yo estaba convencido de que ese cepo 50 lo habían diseñado para mí, ha resultado que el 52 es el que más me ha gustado.

Claro que, me lo fumé con Fran. Con Fran de las Yoyas 1.

Una buena compañía es esencial para disfrutar un cigarro. Lo único que de verdad puede estropear el mejor cigarro del mundo es fumarlo con un gilipollas (estás deseando que se acabe para pirarte). De Fran, qué queréis que os diga: es mi amigo y no tiene ni que demostrármelo. Él siempre está ahí y yo me voy con él, si me lo pide, a profanar tumbas si hace falta.

Pasaros por su estanco, en Las Rozas, que le ha hecho una reforma y le ha quedado genial… Incluso aunque ha dejado la cava en la mitad de lo que era, está mejor. Me gusta más así.

Así que sucede con el nuevo VegaFina, que no es una limitada, sino una nueva serie para su línea regular, que no sólo está bueno, no sólo tiene una imagen preciosa y no sólo me lo fumé en la mejor compañía, sino que además he sido el primero y eso me da un gusto…

Porque Fran ha sido el segundo (perdedor). El primero he sido yo.

También fui el primero en fumar un VegaFina Nicaragua… ¡Ja! Eso no lo sabíais eh… Pues sí, porque estaba en el aging de la Tabacalera de García y Carlos Travieso me permitió coger uno de la gaveta correspondiente que después me fumé en la terraza de mi habitación de Casa de Campo mirando al mar. El cigarro no estaba preparado aún, estaba verde, pero no me importó.

La nueva serie de VegaFina lleva una capa colorada oscurita, no demasiado, preciosa, sin una vena, de semilla habano Ecuador; lleva capote de Indonesia y tabacos dominicanos, nicaragüenses y colombianos en la tripa. Sí, Colombia, igual que el blend del VegaFina Original.

La fortaleza es media y da sabores a tabacos bien fermentados, con un añejamiento de tres años, establo, madera y cremosos, pero lo que más destaca es ese dulzor floral, meloso, que es característico de la semilla Piloto Cubano. Igual me equivoco. No sería la primera vez. Pero me da la sensación de que ese cigarro va bien de viso piloto cubano.

La imagen es preciosa, una modernización de una marca que ya tiene 21 años… El otro día, como soy un mentecato, dije que no sabía a qué respondía lo de VegaFina 1998. ¡Ay!

LO DIJE EN ESTA ENTRADA, UN VEGAFINA 1998 EN MI VIDA

Por supuesto, es el año de lanzamiento de VegaFina. No hace mucho que he publicado la entrada cantando las glorias de su cigarro conmemorativo del 20 aniversario…

VEGAFINA: 20 AÑOS, COMO YO…

… en la que os contaba que VegaFina marca también el año de mi reingreso en el mundo del tabaco, que fue el 1 de abril de 1998, cuando empecé a currar para Raimundo de los Reyes. Digo reingreso porque, que lo sepáis todos, en lo que se refiere a Tabacalera, yo soy hijo del cuerpo.

Lo tenéis en tres formatos: VegaFina 1998 VF 50 (115 mm x 50), un robusto más cortito, que te da una fumada de tres cuartos de hora grata e intensa, con un poco más de fortaleza por su cepo 50. PVP en estanco (a 8 de julio de 2019, pero puede variar): 4’80 euros. Caja de 10. Un regalo.

VegaFina 1998 VF 52 (135 mm x 52), cigarro del mes de junio en Burkina [J’Adore] The Revist. PVP en estanco (a 8 de julio de 2019, pero puede variar): 5’40 euros. Cajas de 10. Otro regalo.

Y VegaFina 1998 VF 54 (155 mm x 54), un toro para los que queréis cepo más grueso, a un precio de 6’00 euros, también en caja de 10.

LA FLOR DOMINICANA DOBLE LIGERO LANCERO

En fin, me da la sensación de que me repito más que el ajo, pero lo voy a volver a decir: la de Litto Gómez es una camiseta que yo me pongo con gusto. Y más en este formato, 190 mm x 38, para fumadores. Lo que lees. Para fumadores. Construcción perfecta, tiro perfecto, capa preciosa Ecuador con capote y tripa de La Canela, República Dominicana, complejidad, fortaleza y equilibrio.

Un gran cigarro que, además, fue unánimemente aplaudido por los chicos de Momento Humo.

No dejéis de visitar su web que es MUY interesante y completa:

MOMENTO HUMO

Acompaña al VegaFina en el puesto de honor de cigarro del mes de junio porque, igual que pasa con el VF 52, este lancerito sabroso y de postgusto largo, fue fumado en una compañía inmejorable, con gente amante de los puros, abierta, joven y con criterio.

UN MOMENTAZO HUMO

LEON JIMENES CONNECTICUT Nº4

Pues os voy a confesar una cosa: cuando trabajaba en La Aurora, el cigarro que menos me gustaba del portfolio era el León Jimenes Connecticut. Lo que más practicaba allí eran los Family Reserve, los dos, sobre todo el Fernando León Founder’s Choice (que es el mismo formato):

Y de la caja de Guillermo León, la de su despacho y siempre con su permiso, su corona gorda, la que él fuma siempre de su fantástica línea Family Reserve.

Dos cigarros que están en España, de momento, pero que no entiendo muy bien por qué no os pegáis por ellos porque están buenísimos.

Así que el otro día, cuando apareció mi compañero de mil batallas Gonzalo de León con el León Jimenes nº4 que había comprado en el estanco de Iván Botella, en Valencia, se lo acepté muy agradecido, sobre todo, por el entusiasmo con que me lo regaló. Gonzalo sabe de tabaco, no hace falta que os lo diga, pero esa capa Connecticut Ecuador, ese capote dominicano y esa tripa nicaragua-dominicana también me las tenía yo por muy conocidas.

No sabéis lo que me alegré de estar, una vez más, equivocado. Gonzalo tenía razón: estaba maravilloso. De hecho, me lo encendí antes de entrar al restaurante, con una Mahou bien fresca, pensando en hacerle una faena de aliño, pero me sorprendió tanto, me gustó tanto, que después me fastidió tener que entrar en el restaurante y dejarlo a medias.

Tenté a la suerte. Lo dejé posado en el cenicero de la entrada, no muy a la vista, entramos a comer, tragué sin masticar y salí corriendo por si…

Y sí. Allí seguía, paciente y dispuesto a perdonarme y a regalarme un rato, con un cafesito solo, de lo más rico. Me encanta cuando me equivoco así. Me gusta tanto que lo confieso. Gran cigarro, Gonzalo, muchas gracias.

CONSULTA EL CIGARRO DEL MES DE MAYO DE 2019:
Davidoff Winston Churchill Late Hour Churchill
+ Partagás Serie D Especial Edición Limitada 2010
+ Bellas Artes Maduro.

4 comentarios de “VegaFina 1998 VF 52. Cigarro de junio 2019

  1. Diego dice:

    ¡Hola Javier! Pues lo cierto es que estoy decidido a regalar una caja de 10 cigarros Vegafina para este mes de agosto y estoy indeciso entre este 1998 cepo 52, el Gran Reserva 2019 o el Pilotico. Anteponiendo una fortaleza suave y buen tiro, y teniendo presente ese consejo tuyo de buscar siempre reposo, añejamiento y vejez, ¿tú a por cuál irías? ¡Mucho ánimo crack! (PD: se aceptan sugerencias de otras marcas, para acabar de complicar la cosa 😜)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *