Davidoff, Dios, Patria y Libertad

Eso: Dios, Patria y Libertad. El Davidoff, ya lo puse yo. Sabéis que en Burkina, ese concepto utópico de verdadera libertad, no se habla de política. No porque yo no tenga mi opinión, que la tengo, la defiendo sin complejos y sin insultar a nadie, aunque suele cabrear a todo el mundo. No hay miedo aquí al debate político abierto, al contrario: me entusiasma la discusión, me regodeo en la diferencia y disfruto y aprendo del cómo y por qué piensan los demás lo que piensan y, así, tengo amigos, muy queridos, que son votantes de Vox y amigos, igualmente queridos, votantes de Unidas Podemos. Como me dijo el gran Rafa Martínez Simancas en una ocasión, muy comunista él (biógrafo oficial de Julio Anguita): «Nunca dejes que la política estropee una bonita amistad«. También en eso, mi añorado Rafa tenía razón.

No me quiero desviar mucho del tema. No se habla de política, porque no todo el mundo es como yo, y eso también hay que respetarlo. Los hay que se enfurruñan y, de verdad, de verdad, no merece la pena.

Concurso de las limitadas de Habanos

Recuerdo perfectamente el día, aunque no la fecha, que fumé una edición limitada de Montecristo en concreto (no digo cuál para no condicionar a nadie) con Rafa y con David Torres. Me acuerdo de la hora, del lugar y hasta de la conversación, pero, sobre todo, de un rato maravilloso que, ya para siempre, ha quedado grabado en esa cápsula del tiempo que es un cigarro inolvidable. Quiero con esto decir que, en ocasiones, el recuerdo de una limitada queda sujeto al hipotálamo no por su calidad (que debe ser indiscutible), sino por la circunstancia en que se fumó, que condiciona tu decisión y acaba siendo clave para que te decantes, en tus tres limitadas, por un cigarro y no por otro.

Quizá tú recuerdes también dónde y con quién fumaste una de estas limitadas de Habanos. Aquí tienes la lista completa para refrescarte la memoria.

LISTA COMPLETA DE EDICIONES LIMITADAS DE HABANOS

Escoge las tres que más te gustaron y mándame un mail a jblancourgoiti@gmail.com y ayúdame a averiguar, de una vez por todas, cuál fue la mejor. Entre los que participen, ya sabéis, sortearé una caja de H.Upmann Propios Edición Limitada 2018.

Dios, Patria y Libertad no es una opinión mía. Precisamente yo huyo de todo absoluto, más si es abstracto e intangible, con mi relativismo sin esperanza. Con Dios he llegado a un acuerdo de no agresión y no interactuamos de ninguna manera; mi patria son mis zapatos y mi familia y soy un internacionalista irredento; y la libertad lo único que me produce es melancolía. Dios, Patria y Libertad es el lema del escudo de República Dominicana. Lo leí ayer en casa del embajador dominicano en España, Olivo Rodríguez, donde fuimos invitados unos cuantos amigos para trasladarnos el agradecimiento oficial del gobierno de Danilo Medina por nuestros esfuerzos en la promoción del buen tabaco dominicano.

De nada, Don Danilo o, mejor dicho, «Siempre, Don Danilo», que es como contestan allá al gracias. Al contrario. El placer es todo mío. ¿Qué queréis que os diga? Con la que nos está cayendo a los tabaqueros, que un país del mundo, lejos de demonizar el consumo de tabaco, lo defienda y lo apoye da a la vez gusto y envidia. No tengo presupuesto, pero me dan ganas de ponerme a repartir tabacos dominicanos en la puerta de un colegio.

Álvaro Garrido, editor de La Cava de Cigarros y La Boutique del Fumador; Beatriz Chillón, directora de comunicación del Excmo. Ayuntamiento de Tres Cantos y CEO de todas mis decisiones; Olivo Rodríguez, embajador de República Dominicana en Madrid y un tipo gordo fumando, como siempre, donde no debe (pero Don Olivo también está fumando).

Me viene al pelo contaros que estuvimos ayer en casa del embajador, porque hoy es el cumpleaños de mi pana Manuel Inoa, máster blender de La Aurora, y persona que, a pesar de la distancia, es esencial en mi vida. Un abrazo fuerte, pana. Se te quiere.

Esa misma tarde, antes de asistir a la recepción del embajador (joder, qué frase, qué pedrada), entré en el estanco del norte, en Alcobendas, y me encontré dos Davidoff 2.000 huérfanos que, después de mirarlos bien, de apreciar su celofán amarilleado por el trabajo, su capa connecticut clarita y su anilla obsoleta, me di cuenta de que tenían mi nombre. Los dos.

Trae para acá.

Davidoff 2000 es una joya en desuso porque es una corona (127 mm x 43), un formato que el fumador de hoy no busca, a pesar de mi empeño. Con una fortaleza que va de suave a media y la fabricación y la presentación impecables que distinguen a la marca suiza, llevan la tradicional capa Connecticut de Davidoff, curradita por el paso del tiempo, y por 10’10 euros ofrecen un rato de distinción digno de la casa del embajador de República Dominicana.

Fantástico puro, maravilloso y elegante, lleno de sabor, con una fortaleza muy equilibrada que ilustra perfectamente el empeño del master blender de la marca, Eladio Díaz, cuando dice que un cigarro tiene que ser un amigo amable que te acompañe. Y, además, ahora Davidoff lo ha sacado también en el 702 Series, es decir, misma liga con capa habano Ecuador, por si queréis un poquito más de dulce y algo menos del amargo vegetal de la CT Shade.

El señor embajador, en su discurso, dijo algo que es muy cierto: que en Dominicana nos quieren mucho a los españoles, algo de lo que yo doy fe o, al menos, en el tiempo que yo he pasado allá, que no ha sido poco, siempre me han demostrado que tienen enorme apego a nuestras raíces comunes. Yo también estoy enamorado de ese país. Siento que he dejado algo de mí allí: un puñado de buenos amigos a los que, a pesar de la tecnología, siempre echo de menos.

Y porque La Aurora sigue siendo mi familia, claro.

En fin, os dejo algunas fotos de la recepción de ayer en casa de Don Olivo, a ver si sois capaces de encontrar a Isabel Presley y los Ferrero Rocher. Es lo que nos faltó. Agradecimiento aparte a Gonzalo de León, mi hermano, brand ambassador de Davidoff, por acordarse siempre de este humilde plumilla.

Eulalio Bejarano, estanquero de José del Hierro, Madrid, y Gonzalo de León, brand ambassador de Davidoff
Tomás Gómez, de la Cava Miguel Ángel, en Madrid; Ramón Zapata, presidente de la Casa del Tabaco, y Miguelón Barreda, de Clara del Rey (y del Atleti)
Dos mujeres, bien guapas y bien elegantes, fumando puros. Paqui Parra, de la cava Boadilla, y Mar Gil Llopis, de Infanta Mercedes
Ese momento selfie, con Jesús Fernández Montes, de la cava de Pozuelo, Patricia Quesada, de Quesada Cigars, y Jaime de Juana, de Cigar Family
Carlos Martínez, vicepresidente para el Sur de Europa de Davidoff; el embajador de República Dominicana en España, Olivo Rodríguez, y Tomás Gómez, crack absoluto de la cava de Miguel Ángel, en Madrid
Repetidos, ambos, pero, en fin, me ha parecido que se les ve muy guapos a los dos en la foto
Más frente estanquero: Joaquín del Pozo, de Alcalá de Henares, María José y Paqui Parra, de Boadilla, y Lalo Bejarano, de José del Hierro
Mar, Paqui, Ramón, que no se ha visto en otra, María José y Vanessa Gómez Blanco

Un par de enlaces, por si quieres leer más entradas en las que se hable de Davidoff, como DAVIDOFF, EN BUENA COMPAÑÍA o DAVIDOFF NICARAGUA BP TORO, cigarro del mes de enero.

6 comentarios de “Davidoff, Dios, Patria y Libertad

  1. Beatriz Chillón Sobrados dice:

    El embajador, al igual que todo el personal de la embajada, fueron muy atentos y encantadores, como buenos dominicanos. La idea de apoyar productos del país (no solo tabaco, también cacao, ron e incluso energías renovables) con encuentros sectoriales, es todo un acierto. La compañía de expertos, grandes del mundo del tabaco en España y algún que otro “canalla”, incluida la prensa, fue fantástica. Me fui convencida de que el tabaco en nuestro país está en muy buenas manos. Enhorabuena a todos por vuestra labor.

    • Joaquín del Pozo dice:

      Encuentro muy interesante el que nos ofreció el Excmo. Olivo Rodríguez. Si hay una manera de estrechar lazos entre dos naciones, es así. Y por lo tanto, todo un acierto por parte de los promotores del encuentro.
      De nada, a la República Dominicana y también gracias por acordarse de nosotros.

  2. José Antonio Jiménez peinado dice:

    Buena sobremesa y grandes personas,del mundo del tabaco y sobre todo grandes amigos.
    El mundo del tabaco está bien sentada en este país,tanto a nivel humano como profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *