Detener el tiempo

Cuando digo, e insisto, y vuelvo a decir y a insistir, porque soy un cansino, que el gran valor del tabaco es el tiempo es por varias razones. La primera porque el tiempo es el ingrediente más caro y necesario del tabaco. Eso ya se ha explicado abundantemente. La segunda porque, al ser uno de los ingredientes del cigarro, un buen tabaco debe tener la propiedad de detener el tiempo, de moldearlo y de fijar el recuerdo.

Todos tenemos uno, o varios, cigarros memorables. De esos que, no sabes por qué, guardas un recuerdo nítido que, con otros, no te pasa. Me fume este puro, en este sitio, estaba con esta persona… Un buen cigarro puede ser una cápsula de tiempo y recordar, un motivo más que de peso para seguir fumando.

MY MEMORY CIGAR

Hace un tiempo, Katja Gnann, la directora de Cigar Journal, me encargó que escribiera la sección de cierre de la revista, que se llama «My memory cigar». Y a mí me encanta hacer esa sección, porque te da la oportunidad de ponerle un poco de literatura a la información. Es más creativa. La idea es: entrevisto a un personaje significativo del tabaco; le pregunto por ese cigarro que, por la razón que sea, se le quedó grabado en la memoria, me dan el motivo, me ponen un poco en circunstancia y yo lo escribo en primera persona, como si fueran ellos los que lo cuentan.

Por esa sección, que está resultando maravillosa, ha pasado ya el gran Manuel Inoa (mi súper pana) y su La Aurora Cien Años Corona; Ernesto Pérez Carrillo, que me habló de un Davidoff Dom Perignon cubano; Néstor Plasencia, con sus «540 pasos»; Eladio Díaz, con Davidoff Oro Blanco… Abe Flores, va ahora en marzo (no puedo contarlo) y un grandísimo Christian Eiroa, que estuvo sublime, y me lo dejó a huevo para escribir una historia preciosa con su Camacho Diploma 11/18.

¡Qué personaje es Christian Eiroa! ¡Cómo me gustó entrevistarle!

He pedido permiso para reproduciros el artículo y supongo que no habrá problema. Cuando me lo den, lo comparto con vosotros, para que veáis qué gran tipo es Christian Eiroa. Yo me he convertido en su mayor fan.

Sólo una anécdota breve. Sube el tío a recoger el premio Cigar Trophy de Cigar Journal al estrado con esas mismas trazas que veis en la foto: vaqueros, camiseta, zapatillas, forro polar… Me encanta.

Toda la industria del tabaco delante, peripuesta, porque la entrega de los Cigar Trophy Awards de Cigar Journal es ya un evento imprescindible del tabaco y el que no está allí es porque no es.

Y Christian con su forro polar y sus zapatillas, mal afeitado y despeinado, dice: «Disculpad mis pintas, pero hemos tenido un problema con el equipaje. Gracias por el premio y si el año que viene tengo la suerte de que me volváis a premiar, prometo… Poner la misma excusa«.

¡Genial! Se la compro.

TODOS TENEMOS UNO

La cosa es que he pensado que todos tenemos un «Memory cigar». No hace falta ser Ernesto Pérez Carrillo ni Manuel Inoa para tener ese recuerdo detenido, ese lapso de tiempo enganchado en el humo de un buen tabaco. Todo los tenemos.

A mí me costaría elegir uno entre los que tengo.

¿Cuál es el tuyo? ¿En qué circunstancia te lo fumaste? ¿Qué decisión trascendente te ayudo a tomar? ¿Cerraste una amistad gracias a un tabaco? ¿Dónde estabas? ¿Qué estabas haciendo? ¿Lo maridaste? ¿Te reconciliaste con alguien?

Cuéntamelo. Me mandas un email a jblancourgoiti@gmail.com con una foto tuya (con ropa, por favor… bueno… o como quieras) y yo te lo publico en el blog.

¿Qué cigarro detuvo tu tiempo?

Esto no es un concurso ni nada. No voy a regalar nada. Bueno, tengo aquí un cenicero que no sé qué hacer con él. Y también puedo ofrecer tener el privilegio de pasear a mi perro una tarde. Pero, esto lo voy a hacer sin prisa y sin días. Si te apetece contármelo, yo le doy un poco de forma (como hago con la revista) y lo publicamos.

Donde sí que hay premio, unas preciosas pureras de Montes, es en Burkina The Hate.

BURKINA THE HATE

No hay que olvidar que el tiempo es un gran valor, sin duda, pero otro tan importante es compartirlo.

Venga… Cuéntamelo.

2 comentarios de “Detener el tiempo

  1. Gerard dice:

    Esto si que jeta, te vamos a escribir la entrada del blog, quieres que te vaciemos el cenicero que seguro que es el de los Luckies y no el de los puros y para rematar sacar a pasear al perro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *