Dímelo con un puro

¡Oh! San Valentín. Qué fecha más rep… Bonita. En fin, que si el Corte Inglés la mueve por algo será. Nosotros tenemos que hacer lo mismo. Yo, de hecho, hoy he quedado con Patricia Quesada para hablar de amor. Os recuerdo que mi corresponsal en Monrovia, Liberia, Robert Pole Pole, está enamorado de ella.

Y no me extraña nada, porque, todo hay que decirlo, Patricia es una mujer encantadora, guapa, lista… Lo tiene todo. Sólo le falta aceptar la propuesta de matrimonio de Robert.

Antes de empezar hoy os recuerdo a todos, incluso a los que me habéis llamado “loco cabrón“, que quiero hacer un vídeo largo con gente fumando un cigarro con sombrero y diciendo una chorrada, una expresión vehemente u ocurrente con el puro en lo boca. Es Burkina [J’Adore] The Hat y regalaré un Cigar Spa al que resulte más gili.

Ya ha llegado el primer vídeo.

Os venía diciendo que hoy es San Valentín y que es el día del amor y de la pasión que son, junto a familia, las palabras más escuchadas en el mundo del cigarro premium. Los que se dedican al tabaco no para de decir, y es verdad, que no es un negocio: es una pasión.

Y eso no lo dicen los de las flores.

Ni los de las joyas.

Ni el Corte Inglés, tampoco.

Así que he pensado que, si le quieres de verdad, díselo con puros. Déjate de flores, de joyas, de palomos y de angelotes. Vamos a los práctico. Si tu pareja fuma cigarros, díselo con puros.

Pero es que, además, al revés también vale. Si tu pareja no fuma cigarros, pero tú sí, díselo con puros. No te cortes. Seguro que la persona que más te quiere y conoce del mundo valorará los cigarros por lo que significan para ti y no importa si luego no se los quiere fumar. Que los deje por ahí que ya se los fumara el gato…. Miau. Seguro que no se ponen feos como las flores.

Se me ocurre que le podrías decir lo importante que es para ti esa persona con un Davidoff Royal Release Salomón.

Formato Salomón 210 mm x 57 (doble figurado)

O con una caja, que es una pasada, lacada en azul, una presentación espléndida al más puro estilo de Davidoff que, siempre lo digo, tiene la virtud de la discreción que tan importante es para ser verdaderamente elegante.

Son 80 euros por cigarro, 800 la caja, pero ¿qué es el dinero al lado del amor puro y verdadero? ¿O del verdadero amor al puro? Me lío. Yo no he tenido la ocasión más que de admirarlos en un par de estancos, pero ayer mismo vi que al Bohío de Magallanes aún le quedaba una caja y de inmediato me acordé de lo mucho que quiero a mi mujer… Una pena que no llevaba suelto.

Esta caja:

Pero vosotros, que manejáis moneda fraccionaria, bien podéis tener este pequeño detalle con vuestra pareja. Y si os preguntan que cómo es posible que un cigarro, sólo uno, valga 80 euros, les habláis de los OCHO años de añejamiento que tiene la capa Aromática Dominicana, exclusiva de Davidoff, del terminado perfecto de estos cigarros que construyen sólo ocho torcedores escogidos por su habilidad con más de quince años de experiencia. Un salomón es de los cigarros más difíciles de torcer (bien, claro). La liga no ha sido declarada pero, conociendo a Eladio Díaz, master blender de Davidoff, y sabiendo que Tabadom tiene un almacén inmenso llenos de tabacos super añejados de enorme calidad… Creo que podemos declararlo el cigarro del amor.

Vosotros, que sois fumadores de puros, ¿de verdad pensáis que yo me voy a creer que, de regalo por San Valentín, elegiríais otra cosa? ¿Que existe algo en el mundo que os haría más ilusión que un Davidoff Royal Release?

Permitidme que lo dude. Además, tenéis la versión robusto (140 mm x 55), bueno, robusto, robusto… Primo de Zumosol del robusto… Por 63 euros, 630 euros la caja de diez, que promete ser, casi, casi, el séptimo cielo. Digo casi casi porque yo, personalmente, entre ese salomón y el primo de Zumosol del robusto, me quedo con el primero.

Pero, venga cariño, que lo entiendo. No te preocupes. Me conformo con los robustitos. Mirad qué belleza:

(Esta foto es robada de Cigar Journal)

Hoy pretendía hacer una selección de cigarros para San Valentín, pero, no puedo entretenerme más, las cosas como son. Dejaré el resto de seleccionados para otro día y voy a hacer una cosa:

DECLARO OFICIALMENTE A Davidoff Royal Release Salomón el “Cigarro que demuestra amor verdadero” en Burkina [J’Adore] The Revist. Y si me quieres de verdad, cariño, después de una cena romántica (invitas tú que yo no tengo suelto), nos fumamos uno a medias, acarameladitos, como la dama que tú eres y el vagabundo zarraspastroso que soy yo.

El dinero no puede comprar mi amor, pero un buen puro sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *