El Noi Tours (y 5): de regreso

Ya estoy de regreso, en Madrid. Aquí, medio hecho polvo, pero lleno de satisfacción y, sobre todo, de futuro. Porque del Noi Tour, y os recuerdo que el Noi es el mote de Daniel Guerrero González, de uso exclusivo de Burkina [J’Adore] The Revist… Porque del Noi Tours sólo puedo sacar conclusiones buenas y la primera de ellas es la confirmación de que Dani no es mi amigo. Es mi hermano.

Gracies, germà.

Él me ha dado la oportunidad de adentrarme en una parte del negocio del tabaco que yo no conocía: la del hombre orquesta, el titiritero del tabaco, el artista que hace bailar todos los platos sobre los palillos, corriendo sin descanso de un lado al otro de la pista del circo.

El Viejo Continente y The Circus son dos pequeñas chalupas que se van haciendo sitio, poco a poco, entre un océano de transatlánticos. La cadena de valor de sus cigarros, desde su nacimiento hasta tu mano, sobrevive en un delicado equilibrio que desafía todas las normas de la lógica tabaquera: imaginaos si bestias enormes como Habanos o como STG-General Cigars o como Davidoff o como la Tabacalera de García, Aj Fernández, Oliva… Son empresas que emplean a cientos de personas para hacer lo que Dani se curra él solito… Bueno… Solito, pero con Yolanda, su mujer.

Que piense yo ahora

Asegurar la consistencia de sus ligas…
Dar seguimiento a los pedidos…
Idear y diseñar nuevos proyectos…
Echarse a la carretera y vender…
Vigilar la seriedad de los proveedores…
Hacer los pagos en su debido tiempo y forma…
Visitar y recibir a posibles nuevos proveedores…
Apadrinar a un periodista y aguantarle…
Montar el stand de la feria…
Comprar las cajas y anillas y que estén a tiempo…
Buscar distribuidores internacionales…
Celebrar eventos con consumidores de todo el mundo…
Pelearse con las distintas administraciones nacionales…
Emitir las facturas y, lo que es más difícil, cobrarlas…
Hacer posible que sus productos cumplan toda la intrincada legislación…
Programar la fabricación para asegurar el inventario suficiente…
Lidiar con el naturalmente exigente consumidor…
Construir la estrategia de mercadeo de sus marcas…
Satisfacer a sus consumidores…
Pagar los impuestos…
Esta atento a los stocks de todos los distribuidores…
Prever el futuro…

Pero son más cosas… Esto se me ha ocurrido ahora, en este minuto, y sólo es parte de lo que yo le he visto hacer en esta semana. Todo el día con el teléfono, los emails, los wassaps, con paloma mensajera y un canuto en medio del monte… Reuniones maratonianas que han durado horas…

ESOS PLATOS QUE BAILAN SOBRE PALILLOS

Todos los problemas que os podáis imaginar que surgen a la hora de poner en el mercado un producto cuyo proceso de fabricación tiene más de doscientos pasos clasificados… Que no falte tabaco en el inventario y que sea de calidad para asegurar la liga, que no falten celofanes, anillas, cajas, que las advertencias sanitarias sean las correctas, que cada referencia tenga su puto código de matriculación para poder ser vendido en la Unión Europea, que al que fabrica las cajas no le dé por cambiarle el logotipo, que los mastercases para la logística tengan la cantidad de puros que se declaran en la aduana, ni uno más ni uno menos, que la tiendezuca diminuta de Miami tenga sus cigarros expuestos y a la vista y, mientras, que la tienda grande de el Libano le trate como se merece…

Cada uno de estos asuntos es un plato que baila sobre un palillo y Daniel es el artista que, de forma con celeridad y calma, va corriendo por la pista de un lado a otro para que ninguno de ellos detenga su baile y acabe estrellándose contra el suelo.

QUINTO ANIVERSARIO

Va a hacer cinco años ya que Dani montó la marca y va creciendo, poco a poco, abriendo nuevos mercados, convenciendo a nuevos consumidores con un cigarro de calidad, a buen precio y honesto. Y el año que viene habrá una edición conmemorativa en la que, además, ¡me ha dejado meter la nariz a mí!

Todo cuanto diga de él te tiene que llevar a la conclusión de que Daniel Guerrero González merece el éxito que está alcanzando poco a poco con un mérito de cojones.

Y es uno de los nuestros.

Pero a que me ha brindado la oportunidad de conocer la fábrica y la forma en que él trabajo; a que, como os he dicho, me ha demostrado una vez más que no es mi amigo, que es mi hermano; al enorme mérito que tiene empujando su pequeña chalupa en un mar de transatlánticos; a todo eso, tienes que sumar que, además, sus cigarros están buenos.

Están buenos, joder, están buenos y en esto no estoy poniendo más pasión que la de un hermano orgulloso de los logros de su hermano… Hermano mayor, por supuesto. Se merecen, desde luego, que les des su oportunidad y si después, por la razón que sea, no te han gustado, en esta misma entrada, en los comentarios, lo puedes decir sin miedo, que yo no censuro a nadie.

En este vitolario, ya está incluido The Circus Petit, referenciado en la anterior entrega de El Noi Tours.

EL NOI TOURS (4): FUMA, FUMA, QUE YO TE AVISO

Y si os dais cuenta, no es EL NOI TOUR, en singular, sino EL NOI TOURS, porque ya es la segunda vez que Dani me lleva de viaje: si conocí México, Veracruz, San Andrés Tuxtla y Catemaco, también fue gracias a él.

13 comentarios de “El Noi Tours (y 5): de regreso

  1. José Martínez Franco dice:

    Hay que ver la lucidez qué produce la fumada de un cigarro, esas cosas que dices , que hace, nuestro hermano Dani , y
    solo pueden hacerse con el placer de una buena fumada , y apostaria que en la boca tenia un Viejo Continente

  2. Ángel dice:

    Hola.
    Una buena crónica del viaje. Ya nos irás contando todo lo que has visto y aprendido que, me imagino, ha sido mucho y varidado. Mucho ánimo a Daniel por el trabajo y la ilusión que tiene que poner en algo tan laborioso como crear cigarros.Tengo que probar sus cigarros y ya os contaré.
    P.D: Nos puedes decir dónde encontrarlos.
    Un saludo.

  3. Ángel dice:

    Hola Javier.
    Los he encontrado, como me dijiste, en estanco Moratín que tiene una cava preciosa y muy bien surtida. Haciendo caso de tus gustos, cepos pequeños, compré Lancero Robusto; el otro más de los míos, cepos más grandes, The Circus Petit. He subido la foto a Instagram. Ya te contaré que me parecen.
    Un saludo.

  4. Ángel dice:

    Ah¡ Le comenté donde había leido sobre los cigarros. No sé si sería D. Iván Botella, me atendió un hombre de unos cuarenta y pico años..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *