El Viejo Continente – Burkina The Revist Edition

No hace mucho que nuestro buen Urgoiti me comentó la posibilidad, para mi remotísima, de escribir alguna entrada en su blog, Burkina. Si soy sincero, cuando me menciona este tema, muchas veces le suelo hacer el mismo caso que a los que tocan la guitarra en el metro o a los trileros callejeros, que no voy a decir lo que me supone que tengan la bolita aquí o allá, pero resulta que hoy estaba terminando un artículo y, la verdad, una vez que te sientas y te pones, pues aprovechas que están “on fire” para seguir escribiendo algo más.

Nos encontramos recientemente, al tener un hueco en su apretada agenda, porque es un hombre tan viajado y viajero y como buen brand ambassador que está hecho, o feriante, como quiera verse, en Pasión Habanos junto con Pedro Merino, al que me referiré a partir de ahora como “El Suministrador”, por la mercancía que mueve y que generosamente ofrece, y encima de calidad de la buena. Allí mismo nos ofreció unos cigarros de Nicaragua, El Viejo Continente – Burkina The Revist Edition, que al terminar de trabajar metí en la mochila junto al que me dio El Suministrador y por ahí se quedó hasta que una mañana de domingo me dio por meter la nariz en su cepo y me llamó la atención.

NO SOY FAN

He de decir antes de empezar que no soy un gran fan de los cigarros no cubanos, no por otra cosa que al venir yo del mundo del vino y del destilado, me gusta que un cigarro evolucione, y que esa misma marca, entre año y año, varíe. Para bien o para mal.  Y debido a la consistencia, osea, que un cigarro sepa igual año tras año, llueva o truene, las procedencias no cubanas no me satisfacen tanto. O eso pensaba.

No es que sea un volantazo, pero desde luego, admito que, muy, pero que muy, poco a poco, se empieza a ver avances en estos cigarros más hacia mis gustos, vamos, que puedo encontrar cierto punto de evolución dentro del mismo cigarro. Y voy al tema. Una mañana dominguera, como la de hoy, retomo el cepo de El Viejo Continente – Burkina The Revist Edition y me llama la atención primero por su aroma almizclado (mierda, vamos), pero además por su cierta complejidad en sus notas vegetales y terrosas, su vainilla tostada, sus almendras y su panadería.

La verdad que no pude contenerme y lo encendí. No sé si es porque estoy en casa tranquilamente, escuchando música, disfrutando de un rato de soledad sin tener que oír peticiones absurdas y con música, pero la primera bocanada ya me sorprendió con su delicada nota floral, persistente durante toda la fumada, su pan tostado, su vainilla que ya tiende a la canela y su almendra. “Fantástico” pensé, pero que ahí no acabó la cosa, de repente en el segundo tercio ven ¡y evolucionan los torrefactos! Café, el pan tostado junto con la vainilla tostada y la almendra da un conjunto de galletas sacadas de un horno y esa nota persistente floral de fondo… Una vez más tuve que admitir “fantástico”.

CIGARRO ELEGANTE DONDE LOS HAYA

La boca estaba muy equilibrada, una tanicidad moderada, un altísimo dulzor, altísima acidez, un puntito amargo y un sabroso que potenciaba las notas del cigarro de una forma bárbara y una fortaleza que iba de suave a media hacia el último tercio muy integrada y que al igual que el alcohol en los destilados, en primer lugar no tiene que notarse y en segundo tiene que servir de vía para la expresión de aromas y sabores. Todo en su sitio.

Siguiendo con las confesiones, iba con miedo con el cigarro, por eso para su maridaje metí productos con densidad en boca, vamos, que no tienen la consistencia del agua, sino más la de un almíbar, y según empecé a fumarlo, tuve que reconfigurar el maridaje para que esas notas florales no se vieran interrumpidas bajo ningún concepto y elegí una grappa de la casa Nonino cedida por “El Suministrador” elaborada con uva Chardonnay, un destilado discreto con un alcohol muy integrado y a su vez con unas sutiles notas de flores blancas que acompañaban a las del cigarro.

Hoy estoy que me salgo” es otra frase que junto a “fantástico” más han cruzado mi cabeza esta mañana dominguera. Supongo que poco a poco tendré que ir dejando mis prejuicios de lado y tratar de tener una mente más abierta para con este mundillo, aunque no prometo nada.

DAVID CAGIGAS

EL VIEJO CONTINENTE – BURKINA THE REVIST EDITION

Fabricante: El Viejo Continente.
Procedencia: Nicaragua.
Formato: robusto (127 mm x 52).
Tabaco: Capa Habano Oscuro, Nicaragua; capote Nicaragua; tripa, Nicaragua, Dominicana y Brasil.
PVP en estanco: 10’50 euros (precio a 27 de enero de 2020, puede variar).

5 comentarios de “El Viejo Continente – Burkina The Revist Edition

  1. David dice:

    Gracias Pepe pero sabios, sabios … son tan sólo ideas y percepciones propias, por tanto quizá algo subjetivas lo que puede llevarme a error, que no será la primera vez que ocurra y espero que tampoco la última. Pero para eso estamos, para discutir y enriquecer! Un abrazo.

  2. Pedro Merino dice:

    Enhorabuena, David, gracias por el sobrenombre, los colegas del grupo de Whatsapp ya lo han nombrado así, seguiremos buscando buena mercancía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *