Encore Majestic: cigarro de febrero de 2019

Y os voy a decir una cosa: hasta me da lástima sacarlo en un día como hoy, porque lo que yo de verdad querría es que leyerais esta entrada y os fuerais corriendo a un estanco a comprarlo para probar que lo que voy a decir es verdad. Pero todavía no ha llegado a España. Está a puntito, pero no ha llegado. Estoy aún con el eco ardiente de la semana de Procigar y me sabe mal que el cigarro del mes de febrero no sea un dominicano (aunque con tabaco 100% nicaragüense, pero fabricado en La Alianza, Santiago de los Caballeros, capital mundial del cigarro premium, República Dominicana).

Decía en su seminario José Blanco, vicepresidente de ventas de La Alianza, que lo único que puede arruinar un buen cigarro, uno bueno de verdad, es fumarlo con un «gilipollas». Me encanta darme cuenta de lo de acuerdo que estoy con él porque es un tipo grande en la industria (y yo un mequetrefe).

Este señor

Yo por esclavitud fumo Luckies (y vivan las cadenas), pero por placer fumo cigarros y eso quiere decir que se tiene que dar una circunstancia específica para que se despierte en mí el deseo de echarme un buen puro al coleto. Y, si no se da esa circunstancia, no me lo fumo porque si hay algo malo en el mundo del cigarro es todo lo que resulta ortodoxo y obligatorio: ¡no hay nada obligatorio! Cuando un amigo me dice: «Ese cigarro tan grande no, que no sé si me lo voy a poder fumar entero y es un desperdicio«, yo le contesto: «Fúmalo hasta que te satisfaga y si te satisface, lo dejas morir en el cenicero que el tabaco ya ha cumplido su función«.

Así que nada de fumar con gilipollas, que está uno deseando que se acabe el cigarro para irse… Visto del lado contrario, un buen par de amigos pueden convertir una fumada corrientita en un rato extraordinario, y qué decir si son dos amigos queridos a los que no ves mucho y, encima, el cigarro no es uno corrientito, sino que es el mejor cigarro del año para la revista Cigar Aficionado: Ernesto Pérez Carrillo Encore Majestic. Este cigarro:

Formato: robusto box pressed (136 mm x 52). Fortaleza de media a medio-fuerte.

Con estos amigos:

Mi hermano pequeño, Emmanuel Díaz, y mi querida Thelma Santos. Lo que unió La Aurora, no lo separa ni Dios. El corazón de la batería de los hombres sin miedo.

No os perdáis el detalle. Emmanuel y yo huimos del cóctel de bienvenida de Procigar (donde estuve el rato que había que estar, saludé a todo chirichi, moví el rabo como tenía que moverlo) porque habíamos quedado con Thelma y, probablemente, era el martes por la noche la única oportunidad que íbamos a tener de vernos un rato tranquilos. Fuimos a un bar que se llama «Vino a beber» que dispone de una carta de vinos y cervezas interminable. Yo le dije al camarero: «Vine a beber, no a leer. Ponme la cerveza que tú quieras. Me da igual«.

Es verdad. Me da igual. Me gustan todas. Y el camarero me trae… Una MAHOU.

Doble lúpulo (y tal y cual). Me entró la risa, no lo pude evitar, pero no porque me disgustara que me pusiera una Mahou, que ya sabéis que yo soy mahoumetano integrista, sino porque me hizo gracia que a tropecientos mil kilómetros de mi casa, con un cigarro excepcional y en compañía de dos buenos y queridos amigos, el camarero me remate la circunstancia con una Mahou.

Visto así. No puedo engañaros: fue el mejor cigarro del mes. Daros cuenta de que no fue sólo el puro que, como me dispongo a contar, es excepcional, fue Santiago de los Caballeros, dos amigos a los que tenía muchas ganas de ver, una «picadera» con aceitunas y una Mahou. Si en vez de un Encore Majestic hubiera tenido a mano una faria, estoy convencido de que el cigarro del mes habría sido ese. Porque la circunstancia también hace mucho para el disfrute de un buen tabaco y aquella era perfecta.

Con el añadido de que el Encore Majestic es un cigarro de fortaleza sostenida, pero que va a más, con una enorme complejidad de sabores que van desde el dulce y tostado del caramelo, puntas de salinas, sabores cítricos y amargos a cáscara de naranja, un postgusto largo y cremoso y una sensación balsámica en nariz deliciosa. Es extraordinario y distinto, un cigarro de autor, hecho por un señor que lleva cuarenta años haciendo tabacos, que es Pérez Carrillo, y que sigue siendo él mismo el que compra sus tabacos, el que termina las fermentaciones, el que compone sus ligas y el que decide sus añejamientos.

Extraordinario, de verdad. A ver si llega ya a España, os cogéis a dos buenos amigos, una Mahou y disfrutáis de una circunstancia TOTAL, como hice yo con Emmanuel y Thelma.

Macanudo Inspirado Black Robusto

Y, como siempre hago, porque a Jesucristo le quedan muy bien dos ladrones (pero los dos buenos), en el puesto de Dimas voy a colocar a este Macanudo Inspirado Black Robusto que me fumé en Mao, con el crack Marko Bilic, en semejante postura.

Ya se me ha olvidado que no había ron (grrrrrrrrr), pero incluso sin ese ronsito, después de echar la mañana visitando campos de tabaco, bajo el quiosco de la General Cigars en Mao, con la tripa bien llena y el aire acariciándome la nuca mientras balanceaba mi pesado cuerpo sobre una robusta mecedora… Se puede pedir poco más. Me encanta el Inspirado Black, me parece el más complejo de los Macanudo Inspirado. Por Macanudo siento una especial debilidad porque es una de las marcas de cigarros más serias y consistentes que hay en el mercado. Yo no digo que te tenga que gustar, en absoluto. Lo que digo es que es muy difícil clavarlo, año tras año, para que el cigarro sea el mismo y dar al fumador de Macanudo lo que el fumador de Macanudo busca en su cigarro.

Este cigarro llega ahora a España a sustituir al black actual.

Macanudo Inspirado Black Robusto. Formato: 124 mm x 48. Fortaleza media-alta

La Aurora 115 Aniversario Robusto

En el lado de Gestas, me voy al otro extremo de la ciudad, a Tamboril, a mi antigua casa, La Aurora, para celebrar otro reencuentro esperado: Willman Hernández, responsable de calidad de La Aurora. Este tigre que me abraza:


Raimundo de los Reyes, Emmanuel Díaz, el brand ambassador de La Aurora que todos conocéis ya, Wascar Aracena, Willman Hernández y Liberad a Willy II.

A mi hermano Wascar Aracena se lo dije cuando lo vi en la fábrica. Nos fuimos a la sala Fernando León a tomar un café y fumarnos un puro de reencuentro. «Luego nos vamos a juntar en House Blend a tomar algo y charlar» y no se lo pensó. De hecho, como veis en la foto, se vino con el pase de la fábrica aún prendido del bolsillo. Con Emmanuel y Raimundo, ya contaba, y al final apareció mi pana Willman con quien he mantenido contacto, a pesar de la distancia, y es un tipo excepcional. Llegó y me soltó el cigarro: «Este para ti«.

Pasa lo mismo que con el Encore: no sólo es el que cigarro este bueno, que lo está, buenísimo (y se vende en España a un precio de risa: 8’50 euros, que es una limitada), es que la circunstancia no podía ser mejor. ¡Sólo me faltaba la Mahou! Pero, en fin, estás en República Dominicana y hay marcas que son consideradas «marcas país»: una de ellas es La Aurora y otra cerveza Presidente.

Ha sido un gusto volver a Dominicana. Espero que no vuelvan a pasar tres años. Wascar, te espero en España, pana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *