Gracias

Gracias, gracias y gracias. El año 2019 termina ya y en Burkina [J’Adore] The Revist no hacemos el clásico resumen de lo que ha pasado estos 365 días. Demasiado convencional. El resumen del año 2019 en Burkina se limita a una palabra, nunca suficientemente expresada:

Gracias.

Ha sido un año fantástico en lo personal y lo ha sido gracias a todos vosotros, que le dais vidilla a Burkina. Que no se me olvide esto en 2020.

Que no se os olvide a vosotros tampoco, claro.

EL PEPINAZO 2019

El Pepinazo 2019 se acerca a los 800 votos. Ahora ya parece que ha parado un poco. Normal. Son las fechas que son. Quedan tres días (contando con hoy) para cerrar la votación y todavía estás a tiempo de evitar que mi perro Asesino Despiadado y Sin Entrañas te visite la noche de Reyes.

Sólo tienes que votar. Aquí las condiciones:

VOTA QUE ES LA ÚLTIMA SEMANA

El año pasado fueron 561 votos… Este año es un 50% más.

Gracias.

A partir de enero, los resultados.

EL VIEJO BURKINA

No debo pasar por alto que la culminación de este 2019, la guinda, ha sido la salida al mercado del cigarro de Burkina The Revist, «El Viejo Burkina» como le ha llamado Víctor Sobejano (y me ha molado). Y por eso también hay que dar las gracias. A Daniel Guerrero, de El Viejo Continente, que me ha subido a su carro sin pensárselo.

Gracies Noi.

Pero también a todos vosotros, que habéis ido corriendo al estanco a probar el cigarro y me habéis mandado las fotos por wassap y las estáis colgando en vuestras redes sociales que llevo tres días mirando el móvil como un adolescente, agradeciendo y contestando a todos los comentarios.

Gracias.

Sólo espero que os guste el tabaco. A mí el cigarro que ha salido me gusta mucho, pero entiendo que es mi percepción. La tuya puede ser diferente. Es lícito que no te guste y puedes decirlo y si aportas razones, mejor. Nosotros lo fumamos en junio, en Nicaragua (Dani y yo) y después lo volvimos a fumar en septiembre, en Dortmund, pero el que cuenta de verdad es el que, por fin, me fumé ayer, recién llegado a Galicia.

Os hablaré de esta fumada más adelante, porque pienso hacerle una entrada para él solo, pero quiero decir dos cosas: la primera es que lo más importante es lo mucho que he aprendido del tabaco y de mí en todo este proceso, porque, como siempre, me he dado cuenta de que por mucho que me creyera que sabía, lo cierto es que no tengo ni puta idea. La segunda es que gracias a Dani he culminado una vieja aspiración.

Y eso me llena de satisfacción.

Que encima muchos de vosotros lo hayáis comprado, fumado, posteado, hecho fotos y compartido conmigo… No me cabe una paja por el culo.

Gracias, amigos. Muchas gracias.

BRAND AMBASSADOR

Allá por el verano, alguien a quien quiero, y mucho, desde que íbamos juntos a seminarios de la Guardia Civil en Zaragoza sobre contrabando de tabaco y nos señalaban… ¿Te acuerdas, Gonzalo?

Hace ya unos años de aquello. Yo era un periodista bisoño y tú un estanquero potente de Zaragoza. «Vente conmigo», me dijiste, y me fui contigo y eso que había allí unos tipos que nos miraban mal. ¿Qué habrá sido de ellos?

Gonzalo, a quien quiero mucho, repito, me dijo: «Lo voy a dejar y sólo lo puedes hacer tú«. Aunque los dos sabemos que no es cierto, al menos no del todo, pero es mi amigo y me quiere bien.

Gonzalo de León Civera sólo hay uno.

Yo puedo intentar estar a la altura como brand ambassador de Davidoff en España y puedo, desde luego, hablar largo sobre tabaco, con cierta prudencia y a la manera de Javier, pero no soy Gonzalo de León.

Aunque sí soy uno de sus mayores fans.

Lo soy, súperfan, pero más desde aquella vez en que el tío más mafias del tabaco en España me vino a sugerir sottovoce, pero sin llegar a decírmelo, al más puro estilo mafioso, que si queríamos hacer negocios con ellos, había que arreglar lo de ese de Zaragoza que escribía en la revista.

Gonzalo tenia una columna en El Fumador cuando yo la dirigía porque representaba a una parte importante del sector cuya opinión enriquecía el contenido de la publicación.

Y yo, claro, ante tal amenaza, convertí la columna en una página completa. Pero es que, además, lo que escribía Gonzalo molaba mucho y de aquella sección de El Fumador, que lo sepáis, hay mucho en Burkina.

Gracias Gonzalo.

Y gracias a Carlos Martínez, por supuesto, vicepresidente de Davidoff para España, por la oportunidad y la confianza y por entender la idiosincrasia particular de Javier y Burkina.

No te voy a defraudar. Vamos a hacer un montón de cosas con Davidoff este año 2020. Para empezar, el día 13 de enero me voy a Basilea a que Sam Reuter, el boss mundial de los ambassador de Davidoff, me dé una formación. Estoy contando los días.

Para mi es un honor y un orgullo ser brand ambassador de tan enorme marca en España. Soy Davidoff. No lo dudéis.

LA CASA DEL TABACO

Podría seguir y seguir y seguir dando las gracias a tantos, pero me temo que me voy a dejar muchos nombres y voy a ser injusto. A quien no puedo pasar por alto es a Ramón Zapata, Aitor Zapata y Pepe Palacios, de La Casa del Tabaco. Ellos han sido los primeros que han creído en Burkina [J’Adore] The Revist y su apoyo ha sido incondicional, constante y alentador durante todo 2019.

Y cuando la gente cree en ti de esa manera, y lo demuestra con hechos, mi único temor es siempre no ser capaz de dar una respuesta a la altura. Vais a ver Condega por Burkina, no lo dudéis, pero no porque yo quiera corresponder al excelente trato que me dispensa La Casa del Tabaco, sino porque es un buen tabaco, es un cigarro honesto y sabroso, a un precio imbatible y recomendarlo y anunciar sus novedades no pone en peligro lo que yo más valoro: mi independencia.

Ni que decir tengo de marcas de La Casa del Tabaco que aquí son un tótem, como Pérez Carrillo, Oliva…

¡Gracias!

Gracias a todos. Que 2020 os sea propicio y volved por Burkina de vez en cuando que es, quiere ser, un territorio imaginario de verdadera libertad.

2 comentarios de “Gracias

  1. El noi dice:

    Ha sido un verdadero placer trabajar contigo codo con codo en este proyecto. Te aseguro que no será el último.
    Un abrazo a seguir quitando hierro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *