Huele a festival: Puro Sabor

Como ya os he contado, huele a festival. Hace un mes os hablé de Brasil, del Festival Origens. Hoy de uno que ha pasado un año horribilis y vuelve con muchas ganas: el Festival Puro Sabor de Nicaragua.

Pero, antes, EL PEPINAZO 2019. Estamos ya en 393 votos. Va guay. Me falta gente conocida, que lo sepas. Tú… Sí, tú. Ya puedes votar que te enquedo. Ni Mirko, ni Vlado ni el perro Asesino. Voy yo en persona con un palo con un clavo en la punta.

Hasta el momento, son 148 cigarros con al menos un voto. 58 de ellos con más de uno. En un mercado con más de 4.000 referencias, un voto es una gran cosa. No os voy a dar pistas.

Seguid votando que el 1 de diciembre, como ya habréis visto, sortearé entre todos los que hayáis participado, una caja de EP Carrillo Encore Majestic. Una como ésta:

Con diez cigarros. Lo anuncié ayer:

VOTA AL PEPINAZO Y GANA UNA CAJA DE ENCORE

Ya sabéis la mecánica: un email a jblancourgoiti@gmail.com con vuestro nombre, los tres cigarros que más os hayan gustado en 2019, que sean tripa larga y de venta legal en España.

PURO SABOR

Hasta donde yo conozco, hay o ha habido seis festivales dedicados al cigarro, en seis denominaciones de origen distintas del tabaco. Yo he tenido la fortuna de asistir, varias veces, a tres de ellos: al Procigar Festival, de República Dominicana; al Festival del Habano, de Cuba y al extinguido Festival del Puro Mexicano que, ojalá, se volviera a celebrar. Además, en Honduras, en 2011, tuvo lugar la única edición que se ha convocado del Festival Humo Jaguar; está el Festival Origens, de Brasil, y el sexto, de no poca importancia, es el Festival Puro Sabor, de Nicaragua.

A este último, todavía no se ha dado la ocasión. Pero se dará.

Los festivales son esencialmente fiestones. Si a un fumador de cigarros lo que más le gusta en el mundo es echarse un puro al coleto, en uno de estos festivales se va a «jartar» de fumar bueno y diferente. Eso lo primero.

Pero es que fumar en origen, nadie sabe por qué, es mucho más rico. Todo sabe mejor cuando uno está allí: el ron no emborracha en Nicaragua y los cigarros no saturan. Siempre puedes tomarte otro roncito y fumarte otro tabaquito.

Encima en el más puro ambiente tabaquero, con mucha fiesta alrededor, y con la posibilidad de visitar fábricas de grandes marcas y campos sembrados de tabaco, con todo lo que eso aporta de información sobre este producto que tanto nos apasiona.

Yo, en principio, este año no voy a poder ir. No tengo la pasta. Ya me gustaría. Pero si la tuviera, no me lo pensaba. Si te coinciden los días y te da la billetera, ¿por qué no? Es toda una experiencia.

PURO SABOR

Los días son del 21 al 25 de enero, Festival Puro Sabor de Nicaragua, la denominación de origen tabaquera de mayor pujanza en los últimos años y país de procedencia de un ron absolutamente fantástico: Flor de Caña.

La de enero de 2020 es ya la octava convocatoria. Debería haber sido la novena, pero en 2019, al parecer, el país se había metido en una serie de reformas, cambiar las tuberías, cablear, una mano de pintura… Y no parecía indicado celebrar el festival. Eso ya ha terminado, gracias a Dios. De hecho, yo estuve en junio allá, con Dani Guerrero en «El Noi Tours» y estaba todo ya niquelado y tranquilo.

EL NOI TOURS: SABOR A VOLCÁN

UNA OCASIÓN ÚNICA

La cita la organiza la Cámara de Tabacaleros Nicaragüense, asociación de empresas que representa a la práctica totalidad de los fabricantes de cigarros de Nicaragua, y comienza en Managua, capital del país, donde, además de relajarte del viaje fumando como una chimenea, tiene lugar el registro en el festival. El registro, evidentemente, no significa que viene un gorila y te cachea. Todo lo contrario, un par de jóvenes, generalmente de aspecto envidiable, comprueban que estés en la lista y, para empezar, te endiñan la primera caja de puros.

Esas cajas de puros maravillosas, con tantas opciones que no sabrás por cuál empezar, ya representan en sí una ocasión única. Os hice un revids hace meses con el Unboxing de Procigar donde os mostraba todos los cigarros especiales que te caen por asistir al festival.

Después del registro, la organización da varias opciones. La más atractiva, sin duda, es la visita a la ciudad de Granada, fundada en 1524, que está a apenas 50 kilómetros al sur de Managua, a orillas del Gran Lago Nicaragua. Es una gran oportunidad de visitar una ciudad preciosa, donde, además, se encuentra la fábrica de Mombacho, que preside el gran Claudio Sgroi

… que me debe esa camiseta desde hace dos años. Siciliano, intelectual, listo y simpático, Claudio llegó al mundo del tabaco como traductor y, ahora, fabrica unos cigarros fantásticos que, por cierto, están o estaban a punto de entrar en el mercado español. No sé qué habrá pasado. Preguntaré.

Alguno me queda. Claudio, fratello, mi devi una maglietta. ¿Sei avvisato? Vai a dormire con il pesce.

Yo aún no he tenido la ocasión de ver la fábrica, pero está ubicada en una mansión con más de 100 años de antigüedad: Casa Favilli.

Ahí es na.

ESTELÍ, CORAZÓN DEL TABACO

El segundo día del festival, ya los participantes tiran para Estelí, el corazón del tabaco nica. Es una tiradita por la Panamericana, pero merece la pena no dormirse en el autobús y ver lo bonito que es Nicaragua. En el bus enseguida se ve quien se la ha corrido buena la noche anterior.

En Estelí, tendrás la oportunidad de visitar a los grandes fabricantes de cigarros nicaragüenses. Allí están todos: Joya de Nicaragua, Padrón, Plasencia, Perdomo, Oliva, AJ Fernández, STG, My Father, Drew Estate, El Viejo Continente… Y también tremendas plantaciones de tabaco, como las que tiene AJ a cinco minutos de la ciudad, que son una pasada.

Después de las visitas a las fábricas que tú escojas en tu programa, cada noche hay un fiestón con música en directo, cena y mucho tabaco. El miércoles, por ejemplo, es la noche nicaragüense, fiesta de guayabera blanca (si no tienes, te regalan una en el paquete de bienvenida).

Aunque si te presentas de azul, tampoco es que te echen.

Aceptan también gente del barsa y periodistas de Cigar Journal.

Albert Montserrat con Frank Seltzer (corresponsal de Cigar Journal en Estados Unidos) y, si os fijáis, detrás están Pete Johnson, de Tatuaje, y el siempre elegante y fantástico Rafael Nodal, de Tabacalera.

En fin, cena de gala y a casa. Que se me echa la mañana encima. Toda una experiencia muy recomendable que todo fumador debería experimentar, sea en Cuba, en Dominicana o en Nicaragua, al menos una vez en la vida.

La pasta, claro. No es poca.

El precio por inscribirse al festival, y está abierto para todos los mayores de 21 años (sean o no profesionales del tabaco) son 1.600 dólares, unos 1.450 euros. Si pillas el avión ya, el costo te sube a unos 2.000 euros. El vuelo hace escala en Miami, donde seguramente te van a putear, porque son unos cabrones, pero merece la pena. Te lo tienes que tomar como unas vacaciones tabaqueras de una semana en Nicaragua. El precio incluye todo: transportes, hoteles, comidas y, por supuesto, TODO LO QUE SEAS CAPAZ DE FUMAR.

La información la tienes aquí:

FESTIVAL NICARAGUA PURO SABOR

Y, como te digo… Si eres fumador, tienes la pasta, los días y tu pareja te quiere acompañar (y, si no, un colega), no te lo pienses.

Yo, con lástima, este año, no. El año que viene, ya veremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *