Joya de Nicaragua Número 1

Como, al parecer, le lleva sucediendo a bastante gente estas últimas semanas, tengo el Joya de Nicaragua Número 1 parado, a la espera de que el Comisionado para el Mercado de Tabacos se digne a publicar el precio oficial. Me iba a meter con ellos, porque se lo merecen, pero es lo mismo. Eso sí: si tienes idea de dedicarte a la importación de tabaco a España, yo te recomiendo que te enfoques más en el narcotráfico. Te va a ser más fácil y rentable.

Se supone que esta semana estaría ya en los estancos la última «Obra Maestra» de Joya de Nicaragua: Joya de Nicaragua Número 1.

Lo de «Obra Maestra» lo pongo entre comillas, pero no porque no esté convencido de lo que es (aún no ha tenido la suerte de probarlo y mi fe en Joya de Nicaragua es tan grande que estoy seguro de que cuando lo fume estaré de acuerdo). «Obras maestras» es la nomenclatura que usa Joya para su línea de cigarros más premium, que engloba tres tabacos: Joya Cuatro Cinco, Joya Cinco Décadas y, por supuesto, este Número 1.

Desde luego, estas dos, que sí he fumado, desde luego que son dos obras maestras del tabaco. Deberías probarlos.

JOYA CINCO DÉCADAS: A LA ALTURA DE LA OCASIÓN

JOYA NÚMERO UNO

Para entender Número Uno de Joya, primero hay que explicar algo que yo no sé si muchos de vosotros sabíais o no: Joya de Nicaragua es marca país. Como Flor de Caña en ron. Antes del boom del tabaco nicaragüense y antes, incluso, del desarrollo de la industria nicaragüense tal y como la conocemos ahora, antes de que los grandes tabaqueros cubanos del exilio se fijaran en la tierra volcánica de Nicaragua para crear sus cigarros… Antes de todo eso, Joya de Nicaragua ya estaba en Estelí.

Por eso, el gobierno nicaragüense encargó a Joya de Nicaragua la creación de un cigarro que sirviera como regalo de estado y ese tabaco es, ahora que se empieza a comercializar, Joya de Nicaragua Número 1 L’Ambassadeur.

Como podéis ver, capa Connecticut Shade Ecuador, de color más bien tirando a claro. Una capa preciosa, superfina y elástica que, en estos tiempos que corren hay que reivindicar una vez más. Pero no sólo en ese detalle se da cuenta uno de que estamos ante un clásico tabaquero. También está el formato: 168 mm x 44. Si habrán cambiado los tiempos que, de toda la vida, 44 de cepo se consideraba calibre medio y hoy ya estamos hablando de calibre fino.

En cualquier caso, en tiempos de tanta modernidad, lo clásico vuelve a ser transgresor. Joya de Nicaragua Número 1 L’Ambassadeur, con su rabo de cochino, y su aspecto a lancero un poco más gordo y más corto, nos señala el camino por el que van los tabacos para el fumador exigente.

Que es como tiene que ser el fumador: exigente.

OBRA MAESTRA

La tripa y el capote están hechos de tabaco nicaragüense y llega, o debería llegar, la semana que viene a los mejores estancos de España de forma muy limitada. De hecho, Joya sólo fábrica 1.500 cajas al año de este cigarro.

El precio de esta nueva «obra maestra» de Joya de Nicaragua estará, cuando quiera el señor del Comisionado, en el entorno de los 14’00 euros por tabaco y yo que vosotros me daba prisa porque no hay mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *