Kentucky fire cured

Los chicos de Drew Estate son máquinas de innovación. Los Jonathan Drew, Nick Melillo, Steve Saka, Jessie Flores… Son ya grandes nombres del sector, aunque algunos ya no estén en Drew Estate, y se han hecho un sitio de honor gracias a una visión diferente del negocio, que es su gran activo. Hace unos años que podemos disfrutar de sus cigarros en España, y eso es un privilegio. Ahora lanzan al mercado dos «flying pigs» más: un Undercrown y el inquietante Kentucky fire cured Muwat.

Creo que este vídeo es bastante significativo del tipo de no marketing-marketing que hacen de sus productos. A mí me mola. Me encantaría estar ahí con ellos, incluso disfrazado de pandillero con un cordón de oro al cuello y callado como el chino. Además, lo explica en un inglés muy claro, a pesar de ser de Kentucky, que son gente que sabe mucho de bourbon y de tabaco curado al fuego, pero hablan inglés de Mazarrón, Murcia.

El Kentucky Fire Cured Flying Pig (si necesitas pronunciarlo bien en el estanco, es «quentaqui faier quiurd flayin pig») o Cerdito volador de Kentucky curado al fuego, es un formato especial yo no diría doble figurado, sino más bien «supositorio», de 104 mm x 60.

Como bien se explica en el vídeo, lleva una capa San Andrés maduro, de México, y capote Nicaragua, pero lo especial es la tripa. El tabaco, normalmente, se cura al aire. Los ranchos o secaderos, los buenos, son casas de madera con ventanucos donde durante un periodo variable, de entre uno y dos meses, el tabaco se cuelga en sartas para que, con control de temperatura y humedad no mecanizada, el tabaco se cure.

Digo que se controla de forma no mecanizada porque no hay automatismo ninguno. Si llueve, se abren las ventanas para corra el aire y se regule la humedad. Si no llueve, se cierran. El control de temperatura y humedad, que son correlativas, se hace siempre gracias al buen ojo, la buena nariz y la maestría del tabaquero.

Por eso es curado al aire, como el jamón bueno.

CURADO A FUEGO

Lo especial del Kentucky Fire Cured es su curado al fuego, que le da un intenso aroma ahumado al cigarro que lo acerca bastante al tabaco de pipa tipo latakia. Es un puro, desde luego, diferente, una opción nueva que, como digo siempre, te puede gustar o no, pero de una calidad indiscutible. Muy apropiado para tomar con destilados potentes, tipo malta, bourbon o whiskey de Tenessee.

El precio es de 12’90 euros en estanco, a 17 de septiembre de 2019, pero puede variar en el futuro. Ya sabes.

UNDERCROWN

Junto al Muwat Kentucky Fire Cured, Drew Estate lanza, al mismo precio, 12’90, el flying pig de Undercrown. Un buen, buen cigarro nicaragüense, del que ya comenté alguna cosa en Burkina [J’Adore] The Revist en su día.

UNDERCROWN GORDITO

Ahora releo la entrada y quizá diría algunas cosas distintas de él, pero es un gran cigarro. El formato «chupochitorio», 104 mm x 60, igual que el anterior, que siempre es molón. Capa Otapán Negro San Andrés, México; capote, Connecticut Ecuador; tripa, Nicaragua y Brasil.

Es una oferta diferente, por sabor, por formato y por proceso, de una gente que tiene una visión diferente.

Un comentario de “Kentucky fire cured

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *