La mejor Edición Limitada de Habanos de la historia (12): 16 votos

No os voy a decir nada, porque esto ya no tiene remedio. Esta historia se ha alargado mucho más de lo que yo quería, pero las circunstancias mandan. Esta semana espero finiquitar ya el ránking de la Mejor Edición Limitada de Habanos de la Historia. De hecho, hoy me meto en los puestos 6, 7 y 8, con 16 votos y ya no queda nada.

Y, si no lo consigo, espero que sepáis perdonarme, pero mi único compromiso para publicar estas cosas, de momento, es conmigo mismo porque esto no me da de comer. Tengo, ahora mismo, el pico y la pala a mis pies, que los acabo de dejar para darle un trago al botijo.

No os voy a mentir: siento un pequeño compromiso con vosotros, los que entráis a diario a leer el blog. Me gusta que todos los días haya algo nuevo y os estoy muy agradecido, pero llevo un par de semanas que no me da y lo que tengo pendiente es URGENTE.

Así que, sin más, que hoy son sólo tres cigarros. Tres buenos habanos, os recuerdo, que sólo la comparación entre ellos y, a veces, la tremenda expectativa que despiertan, puede hacer parecer que lo que digo de ellos es negativo. Pero no. De hecho, son cigarros que tienen muchos votos y eso es por algo. Otra cosa es que yo tenga mi muy particular gusto y, a veces, coincidirá con el vuestro, pero otras no. Ante esto, como siempre digo: respeto total.

8.- ROMEO Y JULIETA CAPULETOS EDICIÓN LIMITADA 2016

Vitola de galera: Sobresalientes.
Formato: 153 mm x 53.
PVP en estanco: 15’00 euros.
Votos: 16.
Ránking: 8.

No lo dije en la entrada anterior, pero me llama la atención: las dos marcas que más ediciones limitadas han sacado al mercado, diez cada una, han sido Partagás y Romeo y Julieta. El más alto de los Partagás ha quedado en el noveno puesto del ránking, el Partagás Serie D Especial Edición Limitada 2010.

LIMITADAS DE HABANOS. 15 VOTOS.

Y ese sobresalientes, limitada de 2016, es, según vuestra decisión, la mejor edición limitada de Romeo y Julieta. Es más que posible, que el voto de estas dos grandes marcas se haya diluido un poco entre su larga oferta y que, en vuestra memoria, se mezclen unas y otras ediciones porque los nombres, la verdad, no ayudan mucho a retentiva. Aparte de que la masturbación excesiva es mala para las neuronas.

Sobresalientes, la vitola de galera, es la única de Habanos con cepo 53. Es curioso, pero no hay ningún cigarro, ni habano ni no habano, en el mercado que tenga cepo 53. Supongo que habrá un motivo y que tendrá que ver con los moldes del tabaco y la precisión, dentro de que en un mundo artesano, como el nuestro, la precisión…

Si tengo que decir algo del Capuletos es que fue un gran cigarro, desde luego, y que estoy seguro de que más de un estanco tiene todavía guardadas en su cava cigarros. Seguramente hoy, entre dos y tres años después de su lanzamiento, estará en su mejor momento. Yo no dejaría de preguntar. Por si acaso.

7.- MONTECRISTO SUBLIME EDICIÓN LIMITADA 2008

Vitola de galera: Sublime.
Formato: 164 mm x 54.
PVP en estanco: 14’00 euros.
Votos: 16.
Ránking: 7.

Me parece poco ránking y todo lo yo pueda decir sobre el Sublime de Montecristo se va a quedar corto. Fue una de las grandes, grandes, grandes ediciones limitadas de Habano y no habría extrañado nada, incluso, que hubiera ganado el premio. Yo lo tengo en mi TOP3, desde luego, y al menos me consuela que en el ránking ha quedado como la mejor edición limitada de una de las mejores y más reputadas marcas de habanos del mundo, que es Montecristo.

Yo lo fumé, me acuerdo perfectamente, con Ángel García Muñoz y unos cuantos invitados más, en la cata que hicimos para la revista. Me gustó tanto que, acto seguido, llamé a mi amigo Rafa Martínez Simancas y a David Torres y, esa misma tarde, compré tres cigarros y nos juntamos a beber whisky (David y yo nos bebimos la parte de Rafa, la parte de los ángeles) y a arreglar el mundo en un bar en el que sí se podía fumar al final de la calle Huertas.

Porque el cigarro era, como su nombre indicaba, sublime y ya sabéis lo que pasa con estas cosas: hay que contárselo rápidamente a los amigos porque, si no, es como si no lo hubieras hecho.

6.- TRINIDAD INGENIOS EDICIÓN LIMITADA 2007

Vitola de galera: cervantes.
Formato: 165 mm x 42.
PVP en estanco: 16’20 euros.
Votos: 16.
Ránking: 6.

Otra gran satisfacción, ver este pedazo de Trinidad en un puesto tan alto del ránking. Esto me quiere decir que no predico en el desierto, que doy el coñazo mucho, con mis cositas, pero que, al final, alguno de mis empeños cala en vuestras decisiones.

Gracias por eso.

Grande entre los grandes, el calibre más fino que Habanos ha fabricado jamás en una limitad, y dudo mucho que lo repita, aunque ojalá me equivoque. Con Cuba, nunca sabe uno. Cepo 42. Maravilloso.

Cuando salió en 2007, quedó un poco ensombrecido por dos ediciones limitadas que tuvieron una gran acogida: el Escudos de Romeo y Julieta (cigarro del mes de octubre de 2018 en Burkina The Revist), puesto número 32 de este ránking…

LA MEJOR LIMITADA DE HABANOS. SEIS VOTOS.

… y el Regalos, de Hoyo de Monterrey, puesto 44 del ránking

LA MEJOR LIMITADA DE LA HISTORIA. CUATRO VOTOS.

Es un poco la historia del patito feo, pero es así. El Ingenios se quedó en las cavas, esperando a que nos diéramos cuenta del tremendo tabaco que fue. A mí me lo dio a fumar, en 2016, Jesús Llano y me gustó tanto, que publiqué esta paja mental sobre el tiempo que es tan recurrente ahora en Burkina [J’Adore] The Revist.

TRINIDAD INGENIOS EDICIÓN LIMITADA 2007

El verano pasado, como estaba en el pueblo y no queda lejos de una de las capitales más importantes del mundo, que es Valladolid, Gonzalo Fernández Silió, aka el Chico de la Power, me estaba esperando con un sobre de Habanos cerrado y me lo largo, el canalla, invitándome a que adivinara su contenido sin abrirlo.

Habíamos quedado a comer, de una manera frugal y ligera, como sólo se sabe comer en Valladolid (y en algún sitio más), con Ander Azpeitia y mi suegro, que está a un paso de empezar a fumar puros… Ya lo veréis. Este hombre acaba cayendo.

Cuando cogí el sobre negro de Habanos estaba seguro de que contenía un H.Upmann, porque tanto Power como yo somos muy, mucho, de H.Upmann nº2. Esta pirámide de Kefren.

Rápidamente me di cuenta, al tacto no es tan difícil, mientras Gonzalo sonreía como un canalla al otro lado de la mesa, de que no era un figurado y pensé en el Magnum 46, corona gorda con la que también doy mucho la matraca.

Pero Gonzalo me demostró que me conoce mucho mejor que todo eso y, en cuanto toqué un poco la cabeza y me di cuenta de que tenía rabo de cochino, se me saltaron las lágrimas. Y allí, en el paso de avutardas, en la solemne Plaza Mayor de Valladolid, con mi suegro a punto de encenderse el puro y Ander picándole para que lo hiciera, nos tomamos un gintonic y pasamos un rato tan bueno, que habrá que repetirlo este verano.

Maravilloso el Ingenios. Merecido sexto puesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *