Lo que es caro o lo que es valioso

De Nicaragua y, sobre todo, de Honduras regresé convencido de que, por caro que pueda parecer a veces, fumar un cigarro premium en España es barato.

Y con algunas fotos bonitas.

chicadanli

Sobre todo cuando uno se da cuenta de la enorme cantidad de gente que, en estos países, come todos los días gracias al tabaco, y se viste y tiene su asistencia médica y sus hijos van a la escuela… Y es gracias al tabaco. Al maldito tabaco. A las Autoridades Sanitarias esto no le importa, claro. Están más preocupadas porque, al parecer,  fumar produce impotencia.

El problema de la sociedad occidental del siglo XXI: la disfunción erectil.

Claro que, usando entimemas lógicos, a la aplastante manera de algunos, si no fumar favorece la erección y la erección es un símbolo de la falocracia, no fumar favorece al patriarcado…

No fumar es machista.

No seáis machistas: fumad.

Regresé, además, con alguna idea reforzada gracias, sobre todo, a la sabiduría de un grande del tabaco, José Orlando Padrón, un señor por el que uno no podía dejar de sentir respeto y admiración. De los suyos, este es mi cigarro preferido, aunque he de reconocer que hace tiempo que no fumo un Padrón y eso que son unos cigarros increíbles, elaborados, sobre todo, con honestidad, que no es poco decir en este mundo del tabaco, pero es que no se ha dado la circunstancia:

Padron_1926_maduro

PADRÓN 1926 SERIES Nº9

Formato: 133 mm x 56. Box pressed. Rango de sabor: medio a fuerte. Precio en estanco a 28 de mayo de 2018 (puede variar): 29’00 euros. Fabricación: Nicaragua. Tabaco.- Capa, capote y tripa es tabaco de Nicaragua cultivado en Estelí y Jalapa (al menos), con un añejamiento mínimo de 5 años y hasta 10 años, antes del torcido.

Fue declarado Cigarro del Año por la revista Cigar Aficionado en 2007. Aquí tenéis el vídeo, a ver si Gordon Mott y James Suckling consiguen daros envidia (a mí, ya os adelanto que no).

VIDEO CA CIGAR OF THE YEAR 2007. PADRÓN 1926 SERIE Nº9

Por cierto, James. No es cierto que PURO sea un cigarro hecho sólo de una procedencia. Esto es una gilipollez que, como todas las gilipolleces, se ha extendido sin remedio. Puro, en contraste con el cigarrillo, es porque sólo tiene tabaco, independientemente de donde provenga.

Imagino que el precio os ha llamado la atención, pero ¿por qué un fumador ha de pagar 29 euros por un cigarro como este, que es nicaragüense?

1.- Porque es la hostia en bote y eso ya vale dinero.

2.- Porque la producción es limitada, honesta y consistente y, amigos, eso vale mucho dinero.

3.- Porque está rico de cujons, es armonioso, equilibrado, fuerte (de sabor) y en absoluto agresivo en boca, sino cremoso, y balsámico en nariz y conseguir eso, año tras año, es muy, muy caro.

4.- Porque es un producto artesano premium, totalmente hecho a mano, desde la semilla hasta la caja, y eso es algo que vale mucha pasta.

5.- Porque te va a ofrecer una hora (si no fumas muy rápido) de total y absoluto disfrute y, si lo piensas bien, hay muy pocas cosas en el mercado, en general, que por 29 euros te den una hora de placer.

6.- Porque está cocinado despacio, respetando los tiempos, con fermentaciones largas, añejamientos en paca de cinco a diez años y no salen al mercado si no están bien terminados, listos para fumar y esto, queridos fumadores, es lo más caro que un fabricante de cigarros puede hacer.

El tiempo es lo que es caro.

El tabaco puede ser más o menos barato. Buena parte de la producción la cultivan los Padrón en Esteli directamente, otra la monitorizan para lograr los estándares de calidad que necesitan. Y la mano de obra en Nicaragua no es muy cara (ojo, en Canarias sí). Los materiales no-tabaco (se llaman así a las habilitaciones, anillas, cajas…) pueden ser más o menos caras… Pero el tiempo… El tiempo es muy caro.

Imaginad la cantidad de tabaco que tienen los Padrón parado en su almacén para su producción anual que, si no recuerdo mal, es de cinco millones de cigarros (si alguien tiene otro dato, que lo diga). El tabaco almacenado no renta, está pagado, pero no da beneficios y produce un coste financiero alto, más alto cuanto más tabaco tienes y más tiempo lo dejas parado. Sin producir. Además, la merma es mayor porque cuanto más viejo es el tabaco, más delicadas son sus hojas y se rompen más fácilmente en su manejo.

Tener suficiente tabaco parado para poder producir cigarros durante cinco años aunque hubiera un holocausto zombie y conseguir consistencia de sabor debe verse repercutido en el precio. Es calidad, indudable calidad, y hay que pagarlo y no tiene nada que ver con el prestigio de la marca, que también lo tiene (y mucho prestigio) pero que se lo ha ganado precisamente por esto, porque no escatiman en tiempo para que sus puros sean deliciosos.

Y en esto no concursa el gusto de cada uno. Tal vez a alguno de vosotros no os guste el cocido a la madrileña pero, bien hecho, plop plop plop toda la puta mañana en la olla, es delicioso objetivamente hablando.

Cuando pagas mucho por algo que es tan costoso de fabricar manteniendo alto el nivel, no estamos hablando de un cigarro caro, sino valioso. Lo que es caro es pagar mucho por un cigarro que no lo vale, porque no respeta los tiempos, porque llega crudo, porque tiene una capa de vergüenza, porque desconoce lo que es el equilibrio o porque a su marca la consistencia ni se la han presentado. Eso sí es caro.

Un comentario de “Lo que es caro o lo que es valioso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *