BURKINA J'ADORE

HUELE A VICTORIA

Los 50 mejores habanos 2017 (4)

NO, QUE SOY TORPE Y NO QUERÍA HACER CLIC EN ESTE PURO SINO EN OTRO. QUIERO VOLVER AL RANKING COMPLETO

Espero que no se os esté haciendo demasiado largo. Ya casi estamos en el final. Hoy el puesto número cuatro, que ya es diploma olímpico, de los 50 mejores habanos de 2017. Estos cigarros, todos, siguen a la venta en los estancos en España, por si alguno de vosotros los quiere probar, y son el resultado de una votación pura y dura hecha entre 100 profesionales del tabaco en España… Y no sólo estanqueros, también periodistas, sumillers, reconocidos fumones, vividores y gente del hampa en general.

Los que saben de esto de la buena vida.

Hoy toca hablar del rey emérito de los habanos que, ya os lo adelanto, no ha obtenido ni un solo voto. Nadie se ha acordado de Montecristo Nº4 (mareva, 129 mm x 42) y no deja de ser extraño, porque, al fin y al cabo, es el habano más vendido… O lo era.

En 2017 se vendieron en España 666.087 unidades de Montecristo nº4. La fuente es rebuena. Ya os daré más datos, que los tengo todos. Periodista que es uno.

Digo que lo era, porque este año ha vendido más JL. Piedra Cazadores, pero, claro, no estamos hablando de la misma categoría dentro de Habanos. Pero es que hasta el año 2016, Monte 4 era el habano más vendido en cualquier categoría y, en fin, 666.087 cigarros vendidos este año es una cantidad más que buena.

Porque este sí es mercado local, local.

¿Cómo es posible, entonces, que no haya entrado en el ranking? Los fumadores de Montecristo del 4 son una categoría especial dentro de los amantes de los Habanos. Su fidelidad al formato y la marca es, al parecer, a prueba de bombas. Y mira que ha dado problemas ese cigarro y que, aunque mucho menos, todavía los da. Yo hace muchisimo que no me echo al coleto esa marevita, que es fantástica y que tantas veces ha aromatizado la atmósfera en casa de mis padres.

Por eso digo que es el rey emérito de los habanos, porque tiene tantos fieles impenitentes como detractores y porque hoy, en España, no por sus ventas (que son 201.768 cigarros que no está nada mal), sino por su traje de armiño y su brillante anilla, en mi opinión, el rey es…

4.- PARTAGÁS Serie D nº4.

Vitola de galera: Robusto. 124 mm x 50. Rango de sabor: fuerte. Precio en estanco a 23 de enero de 2018 (puede cambiar): 12’40 euros. Con tubo: 12’90 euros. Votos: 19.

04.- parta-seried4

Paso al rey, el nuevo rey de los Habanos y, desde luego, el rey de los robustos, el cigarro más confiable de todo el vitolario habano y que, no en vano, está presente hasta en el más recóndito estanco de este país…. Aunque sea una petaquita de tres en tubo. Tubo que, por otro lado, es una pasada de presentación. El más bonito de todos.

Poco os voy a descubrir sobre este gran habano. Apuesto a que todos lo habéis fumado ya varias veces y sabéis de sus bonanzas: su tiro impecable, su fortaleza alta, la complejidad de sabores que encierra, su aroma a tabaco bien fermentado. Es uno de los buques insignia de Cuba, un cigarro que se reconoce a la legua por su presentación y por su aroma y, sobre todo, como he dicho, un seguro. Si vas a quedar con un amigo y quieres llevarle un habano para quedar como un señor, no lo dudes: Partagás Serie Dnº4 garantiza un acierto del 100%.

Estamos hablando de un Partagás puro, que cumple a la perfección con los aromas en frío a madera y cuero, levemente picante, que anuncia una fumada potente de un tabaco bien terminado. ¡Qué importante es eso! Un tabaco que ha tenido el tiempo que necesita tener para estar bien cocinado. Os sugiero que le peguéis un cortecito de nada, es decir, quitarle sólo el pañuelo, la tapita. Yo lo hago con la uña, y no hace falta ser Eduardo Manos Tijeras para hacerlo. Entre la tapa y el cañón, si tientas despacio con la punta lateral de la uña del dedo gordo, pronto encontraras un pequeño canal. Sin prisa, vete clavando la uña y dándole vueltas al cigarro. Verás que se cae sola.

Después, a disfrutar de uno de las fumadas más complejas de Habanos: según va evolucionando el cigarro, pasas de la pimienta negra al dulce, meloso, que recuerda a canela, con aromas tostados y cremosos, por supuesto madera de cedro y establo, que es como hay que decirlo, incluso levemente salino. Date cuenta de que es un cigarro que, salvo el ácido (y quizá tú sí seas capaz de encontrar notas cítricas en él), activa todas las zonas de sabor de la boca. Es una pasada.

Una sola pega, aunque no menor: las capas… Elegid bien porque a veces vienen con una capa que es una pena.

¿Qué puedo añadir? ¡Ah, claro! Un buen whisky de malta. La lista de los que más me gustan a mí, que soy un advenedizo en esto del whisky, es larga de cojones. Cuando me ofrecen más de uno de estos, no sé por cuál decidirme. Así, haciendo memoria, me chifla el Ardbeg 10 que es el último genuino de las Hébridas; Glenmorangie Lasanta que tiene un envejecimiento en barrica de oloroso de Jérez que le da un toque maravilloso; Glenfiddich, voy a poner 18 años por aquello de no cometer estupro, pero me gustan todos; Glenfarclas 12, difícil de encontrar pero riquísimo también; Glenrothes, que lo bebo mano a mano con mi madre y así de guapa y lozana está ella (es de Bilbao, claro); incluso el carísimo The Bavenie que tanto me hizo reír en Escocia con mis amigos Rodrigo y Cristóbal…

chiskis

Pero, no os lo voy a poner tan fácil. Os lo voy a poner jodido hasta para pedirlo, porque tiene un nombrecito que más que gaélico parece que su creador se estaba aclarando la garganta cuando lo bautizó.

– Jefe, ¿cómo llamamos al whisky?

– (Bruichladdich, es decir, el gargajeo) The classic Laddie.

BRU_TheClasssicLaddieSB_700ML

Y os preguntaréis que por qué soy tan rebuscado, pues veréis es el whisky de malta más salino que yo he probado en la vida. Es un Islay, sin añadidos (caramel – free), tiene un color pajizo, pálido, brillante que recuerda un poco, cómo decirlo, a prueba de orina, que es el verdadero color de whisky y le va a aportar al cigarro sabores salinos a puerto de mar, yodados muy sostenidos a, como dice Abraham García, hospital a lo que ayuda esa botella fea, color turquesa, que parece un bote de desinfectante. Pero, además, da fruta verde fresca, casi menta o hierbabuena… Es la pera limonera y le va a dar al cigarro un toque de complejidad superior maravilloso. Conviene, eso sí, una gota… ¡UNA GOTA!… de agua muy fría para abrir bien el whisky.

Y si conseguís pronunciarlo bien y que el camarero os entienda, sentíos bienvenidos al verdadero sabor adulto.

YA LO HE LEÍDO. QUIERO VOLVER AL RANKING COMPLETO

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: