Los 50 mejores habanos 2017 (8)

Me veo en la obligación, aunque suena repetitivo, de volver a decir que este ránking de los 50 mejores habanos de 2017 se ha elaborado a través de una encuesta con 100 profesionales del cigarro, que han votado a sus tres preferidos, con 3, 2 y 1 punto, dentro de la premisa (voluntaria) de que ahora mismo, usted vaya al estanco a comprar este cigarro y haya.

Esto no significa que lo haya en todos los estancos de España, pero en el mercado hay de este octavo habano del ránking, sobre todo porque es un lanzamiento muy reciente. Si no recuerdo mal, llegó al mercado español en 2016…

La nueva versión de una serie histórica:

8.- HOYO DE MONTERREY Le Hoyo de San Juan.

Vitola de galera: Geniales. 150 mm x 54. Rango de sabor: Suave. Precio en estanco a 13 de enero de 2018 (puede variar): 14’60 euros. En tubo: 15’10 euros. Votos: 14.

08.- hoyo-de-monterrey-le-hoyo-de-san-juan

No es por nada, pero cómo les mola a los cubanos esto de los homenajes. Yo tengo un cenicero en casa, que me recuerda que estuve en Cuba, en el Festival del Habano, en el año 2004: el cenicero es conmemorativo del 512 aniversario del Descubrimiento de América. ¡512! A mí me encanta, porque hay una convención establecida para celebrar siempre las cifras redondas. ¿Por qué? Las bodas de plata, 25 años; las de oro, 50 años. Yo, en el caso de los matrimonios, lo que celebraría serían fechas que tuvieran otro tipo de connotaciones: hoy hace 12 años y un día que me casé. Por ejemplo.

Con esto quiero decir, que lo fantástico es celebrar la vida. Y de eso saben mucho los cubanos. Le Hoyo es una serie histórica de Hoyo de Monterrey que, imagino, todos conocéis pero que ha ido siendo aparcada porque los formatos están muy pasados de moda (y alguno, en el pasado, ha tenido problemas de tiro). Sin embargo, a mí son esos los cigarros que más me gustan:

Además, qué nombres más apropiados para los tiempos que corren: Le Hoyo du Deputé, vitola de galera TRABUCO (110 mm x 38). Precioso. Le Hoyo du Prince, vitola de galera Almuerzos (130 mm x 40). Y, sobre todo, el que más me gusta, mi nombre de vitola de galera favorito: Le Hoyo du Maire, vitola de galera ENTREACTOS (100 mm x 30).

Le Maire es el señor alcalde, en francés, para el que no lo sepa.

Evidentemente, estos cigarros no están de moda. Son ideales, todos, para la hora del almuerzo, cuando os tomáis el cafecito de media mañana con la pulga de jamón. Pero, como digo, en los tiempos que corren, es feo vender cigarros que “ofrezcan” un hoyo para el príncipe, otro para el diputado y otro para el alcalde. Puede dar ideas.

Hoyo de Monterrey Le Hoyo de San Juan (Le Hoyo, que no El Hoyo) sigue la estela de esta serie y es un homenaje de Habanos SA a la finca original de Hoyo de Monterrey, situada en San Juan y Martínez, Vuelta Abajo, donde se cultiva (o se hacía antes, yo no sé si ahora esta política se mantiene) todo el tabaco con el que se fabrica la marca.

Le han renovado el formato, que no tiene nada que ver con los anteriores, con un cepo de moda 54 y 15 centímetros de tabaco. A mí me dura más de una hora, por lo que se puede entender, perfectamente, que es un actualizado sustituto del clásico Double Corona de la marca (Prominente 194 mm x 49), que ha caído en desuso.

Puede que ese formato, tan grueso y largo, dé algo de miedo a fumadores no iniciados, pero, en absoluto, porque Hoyo de Monterrey destaca por su fortaleza suave y porque es un auténtico ambientador, con un despliegue de aromas acaramelados, a madera y un punto amarguito que recuerda a frutos secos. No me gusta mucho meterme en estas honduras (yo no soy José Andrés Colmena, por desgracia, aunque soy más guapo que él), pero ¿sabéis esa sensación untuosa que dejan en la boca los anacardos? Pues a eso me refiero.

Como podéis comprobar, me fumé un Le Hoyo de San Juan hasta la misma uña el pasado 2 de enero y lo hice acompañando la fumada IMG_2452con un Niepoort, un delicioso Porto Tawny que me regalaron y que aportaba al cigarro ese sabor un tanto oscuro del vino portugués añejado, que a mí siempre me recuerda al tiempo nublado, al orballo de Galicia, pero que es al mismo tiempo cremoso y frutal como a ciruelas, orejones. Muy rico.

Si eres más de vino nacional, es posible que encuentres una buena opción en el favorito del maestro Ángel García Muñoz: un Pedro Ximénez que completa al habano con sabores achocolatados, cremosos y densos. Deja la boca muy bien preparada para la gran entrada de humo que Le Hoyo de San Juan proporciona.

niepoort-tawny-oporto_2

pedro-ximenez-botella

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es difícil decantarse por un Pedro Ximénez, y yo no los he probado todos, ni mucho menos, pero me gusta mucho el de Tradición.

Antes de cenar, a eso de las ocho, búscate una buena compañía, alguien que sea interesante y que tenga una buena charla, pones una botella de cualquiera de estos dos elixires sobre la mesa, sacas dos Hoyo de Monterrey Le Hoyo de San Juan… Y no se me ocurre mejor manera de pasar una tarde.

 

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

BURKINA J'ADORE

Some roads you shouldn't go down

A %d blogueros les gusta esto: