Los nuevos habanos

Ya, ya, ya vuelvo ¡y con nuevos habanos! ¡Bien fuerte! No os vayáis a pensar que me he perdido por las brumas de Galicia, tocándome la gaita y comiendo marisco. No. Ojalá. Más bien han sido las de Nueva Inglaterra las que me han absorbido estos días, y es que os tengo dicho que hay gente que me paga por escribir, no mucho, aunque parezca increíble, y uno de ellos se ha empeñado en que traduzca a H.P. Lovecraft. Y tenía que pegarle un empujoncito, porque entre unas cosas y otras, veo que los plazos me comen y hay que llenar la olla siquiera con pobreza franciscana. Si he llegado siquiera a oler el marisco habrá sido porque el gran Cthulhu se ha crujido.

Pero ya está. Vuelvo dispuesto a cumplir uno de mis principales plazos que es la de manteneros informados, en lo posible, de lo que se cuece en el mundo del cigarro. Hoy, habanos y sólo habanos, porque han pasado dos meses ya desde que se celebrara en La Habana el festival y creo que ha llegado el momento de resumir lo que de verdad, de verdad de la buena, nos importa a todos: las novedades que nos irán llegando poco a poco.

Como todos sabéis, 2019 es el año en que se celebran, principalmente, dos 50 aniversarios: el de Trinidad y el de mi hermana Begoña, la mayor y responsable, ambas marcas signo de calidad e hijas del 69.

Los amantes del buen habano están de enhorabuena en 2019 con Trinidad, en mi humilde opinión, hoy por hoy, junto a H.Upmann, la mejor marca del vitolario habano. Lo podemos discutir, si queréis, pero como es mi gusto personal tenéis poco que hacer. No en vano, Trinidad Vigías ha sido galardonado con el segundo puesto al mejor cigarro de 2018 por los lectores de un famoso blog español.

El Pepinazo 2018. Puesto número 2.

Mi mujer no está tan contenta porque le he dicho que vaya haciendo sitio en casa al humidor del 50 aniversario de Trinidad (por si me lo regala la buena gente de Tabacalera) porque mucho me temo que voy a tener que traducir mucho Lovecraft para reunir los lereles que cuesta el mueblecito. Ojalá me salten un diente en el boxeo y así me lo trae el Ratón Pérez.

Sólo se han hecho 100 humidores, con cincuenta cigarros como este:

Un figurado que tiene una pinta bárbara, y no lo digo por esta foto, que ya os he dicho alguna vez que los retoques de las fotos oficiales de los cigarros son para fusilar con bosta a alguien al amanecer. Más que un puro parece Concha Velasco en la portada del Hola: esa perfección, ni una mancha ni una vena ni una arruga. Parece de palo, no me jodas.

Trinidad 50 aniversario es un 155 mm x 59 que tiene, en verdad, un aspecto mucho más bonito que el de la foto. Lo sé porque algún amigo un poco cabrón me mandó una foto desde La Habana, mientras se lo fumaba con cara de H.P. Lovecraff, y os aseguro que la pinta era otra.

Son 100 humidores, pero el número 1 se subastó en el Festival del Habano por la nada despreciable cifra de 300.000 dólares. Quedan 99. Si el Ratón Pérez me trae uno, os quedarán 98, por si alguno no sabe restar.

Topes, Media Luna, Esmeralda y Casilda

Pero las novedades para el 50 aniversario de Trinidad no acaban ahí. Vuelve el Trinidad Topes (si te estás preguntando cuándo, yo también, pero espero ser el primero en contártelo cuando llegue).

Podéis comprobar que esta foto, que hice yo en su momento, es una mierda, está llena de brillos e imperfecciones y no sé si algún medio serio aceptaría publicarla, pero por lo menos uno la ve y piensa en fumar y no en ponerle el corcho a la botella de vino.

Topes, lo recordaréis, fue una de las ediciones limitadas de 2016, un 125 mm x 56, ese formato que tanto os gusta ahora de cigarro que siempre me recuerda al chiste del chino que es sorprendido meando en la plaza de Catalunya y le dice el guardia urbano ¡Escolta! ¡Escolta! Y dice el chino, «Es colta pero golda». El chiste es muy malo, pero tengo un amigo que lo cuenta…

Trinidad Topes se incorpora al vitolario regular de la marca, por lo que entiendo que el precio será otro, pero la E.L. 2016 se vendió en su día a un precio de 14’00 euros.

Más trinidades, más alegría. Uno que es, de todos, el que yo estoy esperando con más deleite. Media Luna. Mirad.

Trinidad Media Luna es un 115 mm x 50, es decir, un robusto un poco más corto, que parece pensado para mí. Tanto el Media Luna, como el Trinidad Esmeralda llevan el nombre de hostales ubicados en edificios especialmente significativos de Trinidad, que, como todos sabéis ya, es la preciosa ciudad colonial cubana Patrimonio de la Humanidad que da nombre a la marca.

Trinidad Esmeralda (145 mm x 53) cierra esta triada (Topes, Media Luna, Esmeralda) de incorporaciones al vitolario regular de la marca con la que los maestros tabaqueros de Habanos os harán olvidar el Robusto T.

Media Luna, Topes y Esmeralda. La foto es oficial.

En el festival, además, se presentó Trinidad Casilda de la Colección Habanos, un cigarro muy especial que se venderá en cajas numeradas, aunque oficialmente no se sabe cuántas cajas saldrán a la venta ni, por supuesto, cuándo. Es un formato 185 mm x 53 precioso. La foto, no.

Aunque yo estoy de acuerdo con Habanos en que Casilda, la mujer que ha llevado el arte del escabechado a un nivel de virtuosismo, se merece un homenaje sentido y si queréis saber por qué, en Bernardos (Segovia), esos escabeches de una finura impensable os están esperando en el bar Yagüe de la Plaza Mayor de la localidad, el nombre se refiere al municipio de Casilda, donde se encuentra el puerto de Trinidad.

Hoyo Gran Reserva

La marca Hoyo de Monterrey se estrena en las grandes reservas de Habanos y no podía ser con otra vitola de salida que el Double Coronas, un prominente (194 mm x 49) que es un clásico, pero de verdad, y no el Madrid-Barsa. Hoyo de Monterrey Double Coronas Gran Reserva Cosecha de 2013 saldrá al mercado, cuando toque, en un número limitado de 5.000 cajas de 15 cigarros.

Las Limitadas, claro

En el festival también se presentaron las tres ediciones limitadas de 2019 que, van llegando como por goteo generando muchas expectativas en los consumidores (y me pregunto hasta qué punto eso es bueno). De 2018, como sabéis, han llegado al mercado los Tacos de Romeo y Julieta (buenísimos) y los Soberanos de Bolívar (bueno, notables), pero faltan por llegar los que más deseamos probar la gente de modales finos, bien educada y con preparación exquisita: H.Upmann Propios, vitola de galera Mareva Gruesa (120 mm x 46). Llegará pronto, seguro.

Las limitadas de Habanos son tabacos con un añejamiento mínimo de dos años presentados en vitolas de galera novedosas y que no están en el portfolio regular de las marcas…

UPS… Acabo de tener una idea… UPS. Joder, qué bueno. BURKINAZO.

Para 2019, ediciones limitadas de habanos serán Montecristo Supremos (VG Montesco 130 mm x 55), es el mismo formato que el exitoso Wide Churchill de Romeo y Juliete y del Hoyo de Monterrey Grand Epicure E.L. 2013.

Ramón Allones Allones nº2 (VG Campana, 140 mm x 52), el mismo formato, para que os hagáis una idea, de Romeo y Julieta Belicosos.

Y Quai d’Orsay Senadores (VG Hermoso nº2, 157 mm x 48).

Las fotos son todas oficiales de Habanos así que supongo que, como buenos observadores que sois, os habréis dado cuenta de un cambio significativo que van a traer las ediciones limitadas a partir de 2019…

Y falta la regional de España

Por cierto, que no sólo falta por llegar el Propios de Upmann, también la Edición Regional Exclusiva para España que este año, según tengo entendido, va a ser Flor de Cano Casanovas (VG Petit Robusto, 102 mm x 50).

500 aniversario de la fundación de La Habana

Aunque no tan importante como el cumpleaños de mi hermana Begoña, 2019 marca un quinto centenario de enorme trascendencia y que Habanos, desde luego, no va a dejar pasar: el de la fundación de la ciudad de La Habana. Nada menos.

La marca que se va a dedicar a esta efeméride es San Cristóbal de La Habana, que, de alguna manera, ya nació un poco con esa vocación de hacerse eco de las grandezas de la capital cubana.

Habanos lanzará dos joyas. La inalcanzables es ésta:

Inalcanzable, al menos para mí. Para ti, y yo me alegraré mucho, igual es perfectamente alcanzable o, incluso, a lo mejor puedes comprar dos y ya nos hacemos amigos de por vida.

San Cristóbal de La Habana 1519, limitado a 500 humidores numerados que son una pasada y que contienen 100 cigarros 170 mm x 57, un formato nuevo en el vitolario de Habanos y cuyo nombre, por más que indago, no ha sido revelado.

El otro San Cristóbal de La Habana presentado en el XXI Festival del Habano es el 20 aniversario, un 162 mm x 52 que se distribuirá en Casas del Habano y Especialistas en Habanos.

Y Cohiba, claro

No podía faltar. El XXI Festival del Habano supone el pistoletazo de salida del nuevo Cohiba Novedosos, 156 mm x 50, que se distribuirá en Casas del Habano y Especialistas. Tampoco hay fecha, aunque también os puede decir que en cuanto la haya, lo vais a leer en Burkina [J’Adore] The Revist.

Vaya empacho de Habanos. Termino recordando, además, que también en el XXI Festival del Habano se presentó el nuevo Punch Shorts (120 mm x 50).

No nos pongamos nerviosos. Para nada de esto hay fecha de llegada al mercado español, pero todo llegará, poco a poco, y podremos disfrutarlo.

2 comentarios de “Los nuevos habanos

  1. José Enrique Aguirre dice:

    No se puede sacar más saliva del morro, me has dejado salpicando a la espera de tanta novedad, no sé si podré esperar Hasta el año que viene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *