Macanudo, no puede ser más apropiado el nombre

Acertó quien el templo del morbo le puso a este bar, dice Sabina en una de sus canciones. Por lo mismo, acertó quien Club Macanudo le puso a este local.

El nombre no puede ser mejor.

Hace 14 años, vine por primera vez con un par de amigos, y ya me gustó, pero anoche no sólo me entusiasmó el lugar, sino que me llenó el corazón de envidia.

Envidia de la mala. No hay otra.

Era martes y estaba hasta la bandera. Un montón de hombres y algunas mujeres (todavía minoría), cenando, fumando y bebiendo espirituosos de primera calidad. Para estar tan lleno, no había demasiado humo, porque los sistemas de ventilación funcionan. Reconozco que si no fumas, muy posiblemente, notes mucho el humo: al fin y al cabo, allí había 100 – 150 personas dándole sin freno al cigarro.

Aunque, también te voy a decir una cosa, a ti que no fumas, que odias el humo del tabaco: vete al McDonalds.

Empecé con un Macanudo Inspirado white toro que me duró toda la cena. Siempre que fumo un Macanudo me acuerdo de Daniel Núñez, un gran maestro, cuando me decía que el reto del cigarro bien hecho es la consistencia, no la sorpresa: eliges un cigarro porque sabes lo que puedes obtener de él y, si no, si todo es sorpresa, de qué coño sirven las catas.

El toro me ha gustado mucho más que el robusto. No es un cigarro que evolucione pero es que nadie ha dicho que la evolución sea una virtud del cigarro. ¡Puede ser también su peor defecto!

Desde luego, su cata sensorial no empieza nunca con la frase: “No sé el vuestro, pero el mío sabe a…”

La cena estuvo bien, muy americana, nada especial, pero yo e comí un solomillazo que estaba de cuyons, pero lo mejor estuvo al final: Macanudo Maduro, un gran cigarro de capa casi negra, con Bruichladdich The Classic Laddie, un whisky de malta diferente, muy ligeramente turbado y con un toque de salinidad muy sabroso.

Total, que no me he quedado a vivir alli, en el Club Macanudo, de milagro. En el número 26 de la 63 este. Visita obligada para todo aquel fumador que venga a Nueva York.

http://www.clubmacanudo.com

Echa un vistazo.

La cosa es que esto no se puede hacer en España. Imposible. ¿Sabéis por qué?

No, no es por la ley. Pero ahi os lo dejo. Cada uno que reflexione.

Estoy camino de Connecticut a ver las plantaciones de General Cigars. Voy a encontrarme con un sabio oculto, un hombre que sabe todo sobre tabaco y que es discreto y callado: Ernest Gocaj.

Abrazos y besos a todos

3 comentarios de “Macanudo, no puede ser más apropiado el nombre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *