Momentazo humo

Que me gustan los chavales de Momento Humo. ¡Momentazo Humo el de anoche! Aquí tenéis su web… CLUB MOMENTO HUMO... Y abajo, los que nos juntamos, dispuestos para la foto, como siempre en estas ocasiones, chico, chica, chico, chica… Somos a la paridad lo que Donald Trump a la sutileza.

Yo no estoy gordo. Estoy cerca…

Un paso por delante de los demás , y eso la cámara lo castiga siempre.

Si este fuera el retrato de la familia de Carlos IV, yo sería Fernando VII, al que Goya pintó un paso por delante del rey, su padre.

Y digo que me gusta Momento Humo y que veo en ellos, además de una media de edad baja y envidiable, al consumidor del futuro: sin prejuicios, abierto, interesado, dispuesto a disfrutar, con un concepto amplio del mundo del cigarro que incluye el conocimiento del producto y de toda la maravillosa parafernalia que el tabaco premium trae consigo. Les gusta fumar bueno, maridarlo con excelentes vinos y destilados, les encantan los complementos y todos tienen, al menos, un humidor en casa.

Y sin sentar cátedra, que ya lo dice el maestro Ángel García Muñoz siempre: en el mundo de los sentidos, no hay reglas. Son frikis del tabaco, como yo, que es lo que hay que ser: para sentir la pasión de la que tanto se habla en el mundo del cigarro premium, es esencial meterse en el papel.

Son presente, pero son futuro, y si yo fuera fumador de cigarros, me apuntaba ya. De hecho, ya me he apuntado. No por nada. Por subir un poco la media de edad y de kilos.

Anoche, celebraron… Celebramos, porque ya me siento integrado en el grupo (y muy bien recibido, muchas gracias, chicos)… la cena de verano con dos cigarros que, en mi opinión, estuvieron a la altura de la ocasión.

DAVIDOFF ESCURIO PETIT ROBUSTO

Por empezar por lo inconveniente, son 7’10 euros en la caja de 14 y 7’50 euros en la petaca de cuatro cigarros para un cigarro que, la primera impresión que te da, es que te han robado medio cañón.

¿Verdad? Parece que la foto está cortada a machete, pero no, no. Es así… Es un 82 mm x 50, un cigarro para veinte minutos, media hora, que da sabores sobre todo dulces y especiados… ¡Ojo que especias hay muchas! No significa picante, porque el cigarro no pica ni cuando enciendes el pie. De hecho, ayer me comí una gilda en el aperitivo y el sabor fuerte de la piparra y los encurtidos taparon bastante el sabor del cigarro durante un par de caladas. El Escurio de Davidoff es sobre todo canelita fina, un sabor a medio camino entre el dulce y el picante, que recuerda mucho al arroz con leche de las monjas carmelitas de mi pueblo en Álava y se lo da la potencia de sus tabacos brasileiros.

Escurio es la opción brasileña de Davidoff, lanzado al mercado, si no me equivoco, hace seis años, y no es un cigarro caro, a pesar de su precio, es valioso: calidad infinita e indiscutible, consistencia, seguridad, inventario potente, tiempo (el que sea necesario) y, por tanto, producto súper premium. Fumada muy rica para aperitivo.

Un caprichín,

DAVIDOFF ESCURIO EN BURKINA [J’ADORE] THE REVIST

Lleva capa Ecuador habano, capote CuBra de Matafina, Brasil, y tripa Dominicana y Matafina. CuBra son las siglas de «Cuban Seed, Brazilian soil» (semilla cubana en suelo brasileño).

LA FLOR DOMINICANA DOBLE LIGERO LANCERO

Otra de las cosas que me entusiasmo de Momento Humo: saben apreciar las ventajas del calibre fino. Eso los convierte en fumadores exigentes, que es lo que se necesita: para que las cosas vayan bien, no puede ser que el consumidor de un producto premium se conforme con cualquier cosa.

Y para ser fumadores exigentes, además de educación e información se necesitan cada vez más cigarros que puedan estar a la altura de ese elevado nivel de exigencia.

Pues La Flor Dominicana Doble Ligero, de Litto Gómez.

Un lancero de 190 mm x 38, con capa Ecuador, capote y tripa Dominicano, de tiro suave, perfecta construcción, que tiene fortaleza, pero no sólo potencia, sino una complejidad y un equilibrio fuera de serie. Por 11’95 euros en estanco, una fumada elegante y sabrosa, dulce, llena de sabores oscuros, tipo tostados, cremosos, cafeteros, postgusto laaaaargo que te pide a gritos, al menos a mí, maridarlo con un buen whisky de malta.

En mi caso, ayer, con un Macallan… Como dijo Víctor Sobejano, socio fundador de Momento Humo, es su vídeo, ganador del concurso absuurdo Burkina The Hat: «¡No merece menos!».

BURKINA THE HAT

La Flor Dominicana Doble Ligero Lancero es un cigarrazo que me hace pensar que la batalla de los calibres finos la vamos a ganar. Lo he explicado muchas veces, pero prometo dedicarle una entrada completa.

Gran noche en la que, además, que lo sepáis todos, se empezó a anunciar LA JUNTADERA 2020, el evento de cigarros y destilados que va a organizar Burkina en Madrid el 25 de abril de 2020. Una fiesta, que no va a ser otra cosa, con buenos tabacos, grandes destilados y otra cosa más que ahora no recuerdo.

Aunque esta mañana he sufrido para cumplir con mis obligaciones, entre las que estaban verme al menos el último cuarto de la final de la NBA que, por si no te has enterado, ganó, finalmente, Toronto Raptors, es decir, Marc Gasol e Ibaka (bueno, y el chupón de Leonard y Lowry y los demás, claro).

2 comentarios de “Momentazo humo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *