El Double Edmundo de Morante

Yo no soy taurino, la verdad… Nada taurino. No lo he sido en la vida, por lo mismo que no soy católico (de esto abjuré), pero tampoco soy antitaurino ni anticlerical. Anti, anti… No soy anti casi nada… Ya me conocéis, no me tiréis de la lengua, vikingazos. Los toros, como Dios, no están en mi vida y esa actitud, en verdad, si lo pensáis bien, es peor para los toros, y para la religión, que la de los activistas anti que lo que hacen es promocionar aquello que odian. Yo soy relativista. El bicho me da pena, ésa es la verdad, y me parece una crueldad lo que se le hace, pero también entiendo que detrás del toro bravo hay un mundo, una tradición, un negocio importante, unos cuantos miles de puestos de trabajo. No creo que eso se deba prohibir por decreto. No obstante, que Tabacalera, distribuidor en exclusiva de Habanos, lancé en España una edición especial Tauromaquia de Montecristo Double Edmundo (VG Double Edmundo, 155 mm x 50), con la que está cayendo contra los toros es, por lo menos, un gesto de valentía digno de porta gayola.

Montecristo Double Edmundo Edición Tauromaquia (VG Double Edmundo 155 mm x 50)

Pero Tabacalera quiere, de alguna forma, homenajear a un mundo en el que tiene una enorme aceptación, que es el de los toros, y lo hace a través de un torero que, al parecer (yo no soy taurino, repito), es ya uno de los grandes: Morante de la Puebla. Mi amigo Jesús Arévalo, que sí es muy taurino, se dedica a seguir a Morante por toda la geografía española: allí donde torea, Jesús se presenta y yo lo tengo por un entendido en la materia, así que tengo que suponer que Morante es un grande.

Los cigarros tienen un añejamiento extra mínimo de cinco años, es decir, son seguramente de la cosecha del año 2012 (o anteriores) y estaban esperando su momento en los almacenes de Logista en Logroño, en unas condiciones perfectas de humedad y temperatura. La presentación del cigarro se hace en caja de 10, lacada con una imagen muy atractiva de Morante de la Puebla vestío de tabaco y oro, claro. Precio por caja: 200 euros. Corred a los centros a por ellos que sólo hay mil cajas y van a durar menos que un morlaco a un torero con miedo. (Yo la caja de Jesús ya la tengo).

Montecristo Double Edmundo Tauromaquia y Morante de la Puebla
es una edición exclusiva para el mercado español, como dice la nota de prensa oficial: «que nos adentra en la histórica relación entre los habanos y el toreo en Cuba, que se mantuvo sin interrupción durante cuatro siglos y en cuyo suelo llegó a haber más de 20 plazas de toros. Morante de la Puebla, hilo conductor entre ambos mundos y gran exponente del arte del toreo, comparte su amor por el toro con su pasión por el habano«.

¡Va por ustedes!

2 comentarios de “El Double Edmundo de Morante

  1. Diego dice:

    Javier, sin ánimo de polemizar y desde la más absoluta admiración que te tengo, me gustaría apostillar que detrás del mundo del toro bravo, al final del todo del pasillo, está el propio toro bravo en sí y la supervivencia de su especie única en el mundo y centenaria, así como el ecosistema que se genera a su alrededor. Es cierto que el toro tiene una muerte cruel, pero no es menos cierto que antes ha tenido una vida más plena que incluso la de tu perro o el mío, y me atrevo a aventurar también que más que la de la mayoría de mascotas de este país. A este respecto, todo el mundo clama en contra del toro de lidia, pero nadie se pregunta o se escandaliza por el tipo de vida que ha llevado una vaca cuya carne acaba en una hamburguesa de una cadena de comida rápida, o por la de un marrano cuya carne es el salchichón que encontramos en la sección de embutidos del super, por un poner un par de ejemplos a vuela pluma. ¿Estos mamíferos han llevado una vida plena? ¿Acaso el estabulamiento vitalicio y el hacinamiento no es una tortura de por vida? ¿Es preferible tener una muerte dulce a una tortura constante en vida, si es que se le puede llamar vida? ¿Qué pasa con los zoológicos?. En fin, sólo quería dejar esta reflexión de alguien que no es tampoco muy taurino en este micromundo de libertad que es Burkina, y compartirla contigo porque aunque no nos conocemos personalmente te aprecio mucho, me pareces un tío de PM y me haces pasar grandes momentos. ¡Un abrazo! Y a ver si consigues que Morante te firme la caja… y ahí lo dejo!!! 😜

    • JAVIER BLANCO URGOITI dice:

      Muchas gracias Diego. Ahí queda tu reflexión y yo lo respeto mucho. Yo no soy taurino, no lo he sido nunca, pero tampoco soy enemigo de los toros, no me malinterpretes. Cuando digo que mi actitud con respecto a los toros es, en el fondo, peor que la de los activistas antitaurinos, me refiero a una postura de indiferencia: los toros no están en mi vida. Es como cuando Peter Lorre, Ugarte, le pregunta a Ricks en Casablanca si le desprecia: «Lo haría si alguna vez pensara en ti». Atacar algo, irremediablemente, es promocionarlo, que es lo que hacen los activistas. «Quemar iglesias», dice Sábato en Abaddon, el exterminador, «es otra forma de creer en Dios». Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *