Montecristo Petit Edmundo en humidor

Entre los lanzamientos más exitosos de Habanos en los últimos años, hay que contar, sin duda, con el de Montecristo Edmundo (VG: Edmundo, 135 mm x 52), un cigarro que fue muy bien recibido por los consumidores (hay que decir que Montecristo llevaba mucho años sin hacer lanzamientos) y que podemos decir que abría la nueva era de los puros en España por su formato moderno, un cepo 52 con 135 mm de largo que en 2004, cuando llegó a España. Hace 14 años llamó la atención esa vitola de galera, aunque ahora, es verdad, o al menos a mi me pasa, cuando veo un Edmundo en una cava ya no me parece tan grueso como cuando lo lanzaron. Las tendencias del mercado lo han “adelgazado” a mis ojos.

Aunque entiendo su éxito, personalmente no fue un cigarro que a mí me entusiasmara. Yo no encontraba en él las prestaciones que debe ofrecer un cigarro que lleva esa emblemática anilla. El sabor habano estaba, no cabe duda, pero quizá para llevar otra anilla. Ahora me han dicho que ha crecido, que se ha hecho mayor y que está perita. Le daré otra oportunidad, por supuesto, antes o después. Su lanzamiento fue fulgurante, con un fiestón que se organizó en los antiguos mataderos de Arganzuela, en Madrid, en el que lo único malo el discurso del actor, del famosísimo actor, que hizo las veces de padrino del cigarro. Un evento del que ha quedado, además, alguna buena anécdota para contar a los nietos.

Edmundo inauguraba una nueva línea dentro de Montecristo que, después, se fue completando con otras vitolas. Entre ellas, una que, siempre desde mi punto de vista y teniendo en cuenta mi muy personal gusto, le dio diez mil vueltas al patriarca de la serie: Montecristo Petit Edmundo. Un 110 mm x 52 vigoroso y sabrosísimo, y no sólo lo digo yo. El Club Momento Humo le ha dado una valoración de 8’4 sobre 10. AQUI.

Yo lo tengo incorporado a la lista de cigarros de Burkina desde 2016. No le pongo nota, pero sí digo lo mundo que me entusiasma este hermano pequeño que supera, con creces, a su hermano mayor.

Ahora, Habanos lanza, en exclusiva para España, la Edición Especial Humidor de Montecristo Petit Edmundo, una caja humidora de cedro que contiene 25 cigarros, con un diseño que sigue el estilo elegante de la marca, en amarillo, con los triángulos marrones, que incorpora un sistema de humectación a base de perlas de gel.

Ya se puede encontrar en la mayoría de los estancos especializados, Especialistas en Habanos y Habanos Point, a un precio de 270 euros. Un cigarrazo, muy actual por formato, sin llegar a ser exagerado, con una fortaleza media-alta y en el que se puede encontrar el sabor y el espíritu tradicional que ha hecho de Montecristo una de las mejores marcas de cigarros del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *