Nadie regala oro

No hace mucho tiempo que un señor francés me propuso un negocio con el que, seguramente, iba a ganar mucho dinero con poquito esfuerzo.

Dicho así parece un timo de internet, ¿verdad? Esos mails que te llegan de un hombre de negocios nigeriano que, como no sabe qué hacer con tanto oro, prácticamente te lo regala y, a cambio, sólo te pide los 20 números de tu cuenta bancaria para hacerte el ingreso.

Espero que no hayas caído en ese timo nunca. ¿Has caído? ¿Sí? ¡No jodas! Pues hace falta ser tonto del culo, porque yo tengo pocas cosas claras en la vida, poquitas, pero que…

NADIE REGALA ORO.

… lo tengo clarinete.

Si has caído en eso, bromas aparte, de verdad que lo siento (tonto de los cojones), pero te voy a explicar otro timo bastante popular que hay por internet, para que no piques también. Este es más atractivo, es decir que, aunque el nigeriano no te haya vaciado la cuenta, puede ser que con este sí te engañen.

A este señor francés lo conozco yo desde hace años, porque lleva mucho tiempo dando vueltas por el mundo internacional del tabaco. Me caía muy bien, la verdad, y creo que, a pesar de todo, todavía me cae bien. Cené con él en Dominicana un par de veces y lo cierto es que he aprendido bastantes cosas de él sobre el mundo de los negocios porque tiene una larga y variada experiencia.  Sentía por él una admiración honesta, que ya no es tanta, claro, porque me sorprendió mucho y muy mal con su propuesta. Mi respuesta fue categórica.

– Yo paso de ser rico y mucho más así.

Él sí maneja gallina, o lo parece, pero yo no sé qué tiene lo de ser tan millonario que, muchas veces, despierta avidez por serlo más.

Nunca lo sabré, ni pongo interés ni empeño en eso ni es un objetivo en mi vida. Para mí, un buen amigo, unas mahous, un plato de aceitunas y un cigarro a la sombra de una terraza ya es la felicidad. Eso llena mi tiempo de vida y deja los límites de lo posible a los aventureros.

El negocio era el siguiente: él ponía la inversión, fabricaba en algún sitio cigarros baratos y sin anilla con formatos 119 mm x 52, 144 mm x 54 y 166 mm x 56. Todos ellos con rabo de cochino. No me lo dijo pero, seguramente, tripa corta.

El PVP en el mercado español estaría por debajo de 2 euros, se vendería en mazos al estanco (ésa era mi parte). Después, con algunos estancos llenos de esos cigarros baratos, dirigidos, en principio, a fumadores de puros populares, aparecería un señor chino amigo del señor francés en el estanco y compraría mazos y mazos y más mazos de ellos, miles de cigarros de los tres formatos, a dos euros, se dejaría 50.000 euros en metálico en el estanco y digo 50.000 por poner una cantidad, que ya no me acuerdo de las cuentas que me hizo, pero era panojita de la buena, no estábamos hablando de cuatro pesetas.

Cada vez, digamos, 50.000 euros, que, al 9% de comisión que tiene el estanquero, por no hacer nada (o casi nada porque el estanquero es esencial para dar entrada legal al tabaco al mercado, sería quien lo blanqueara), son 4.500 euros. Eso no debería ser problema, porque estancos en España hay 13.000 y la mayoría son buena gente, pero también hay algún que otro hijo de puta. Para la operación se necesita un estanco que “blanquee” el cigarro y, para eso, ni siquiera se necesita tener cava: bastaría con que me los comprara a mí y los tuviera en su almacén las pocas horas que tardara el señor chino en recogerlos y pagarlos.

Que vosotros diréis, joder, pues sí que fuma mierda el señor chino, pero el señor chino ni fuma y, si fuma, no esa mierda. Tiene una imprenta en casa y, a veces, ni eso, porque como veis, el señor chino ya se las apaña bien.

Behikes falsos

Al señor francés le mandé a que le hicieran un griego, pero con simpatía porque no sólo estaba robando a Habanos (que a esto se le llama robar) sino que, además, quería que yo engañara al estanquero para que el estanquero engañara al consumidor y, para más inri, el primer engañado era yo.

Supongo que al chino también le engañaría como a un idem.

Haced cuentas. Un cigarro de 2 euros (a saber a cuantos más engaña por el camino con unas migajas en ese margen minúsculo) que acaba vendiéndose como lo que no es por, en este caso, 18 euros. Poned vosotros el número de cigarros: ¿mil cigarros? 16.000 euros de beneficio. ¿Os parecen muchos mil? Porque 10.000 cigarros son 160.000 euros y 500 cigarros, 8.000 euros.

¿Hago muy mal las cuentas? Pues, esperad, que hay otra cuenta que hacer. ¿Recordáis que el estanquero se embolsaba 4.500 euros por cada 50.000 cigarros? Bueno, pues lo bajamos los 1000 cigarros, son 90 euros para el estanquero. Un tabaco que en el mercado español vale 35,20 euros y que el estanquero deja de vender, por mil, son 35.200 euros, así de cabeza, el 9% son 1.800 euros… Por un margen de 90 euros, el estanquero dejaría de ingresar 1.800 euros.

Después está el retarded que entra en la web de anuncios a comprarse los al señor chino… Perdón, no quisiera insultar a nadie. Si compras cigarros en esas webs, discúlpame de verdad, pero eres gilipollas, un compra-mierdas, mal fumador que no sabes distinguir en tu nariz un cigarro de 2 euros hecho en a saber dónde con a saber qué de un Cohiba Behike 52. Te daría lo mismo fumar eso o la polla del negro de wassap, siempre que le pusieran una anilla de Behike que, claro, debe de ser que aporta matices increíbles al bacalao con roquefort.

Cuando, además, en el estanco, a tu disposición, tienes una buena oferta de honestos cigarros baratos legales, algunos de ellos hasta buenos para echar el ratillo.

Esto es una lacra que hay que erradicar, por el bien de todos, hasta de los que no fuman, porque os recuerdo que lo que más peso tiene en el precio de un cigarro son los impuestos, que entre el IVA y el impuesto especial, viene a ser un tercio del PVP… Es decir, de esos 35.000 euros, casi 12.000 nos los roban a todos.

Le voy a dar dimensión a la cantidad: el señor francés multimillonario se embucha una pasta por mil cigarros que impide que dos personas viudas reciban su pensión mínima durante un año.

Por MIL CIGARROS. Por CINCUENTA MIL, son 100 personas sin pensión.

Y el plan era mucho, mucho más ambicioso, que yo he tirado por lo bajo.

Estas cosas sólo pasan en el cigarro porque estoy convencido de que si a alguno de los compradores de “Vehikes” le ofrecen Vega Sicilia del 96 a 5 euros, no duda de que lo de dentro de la botella es orina cirrótica.

Pues con los Cohiba pasa lo mismo: si te los venden por 10 euros, son falsos; si los traen directos de Cuba, son falsos; si tienes un contacto en la fábrica, son falsos (te está engañando); si lo compras en internet, es falso. Todo lo que no sea comprarlo en el sitio oficial, que es el estanco, es falso. Que lo sepas. Compra, si quieres, pero no disimules: es falso y lo sabes y dentro del cigarro puede haber mierda.

Hay cientos de anuncios de cigarros “recién traídos de Cuba” y son todo falsos. Me sorprende mucho que todavía en el mundo haya alguien que se crea de verdad que es posible comprarle a un chino por la calle por 20 euros un Rólex que vale 2.000. Si tú eres de esos, te voy a presentar a un amigo nigeriano que tengo que, créeme que es verdad, REGALA ORO.

Lo regala. Así. Pa’ti. Por tu careto.

3 comentarios de “Nadie regala oro

  1. kolumbuscigars dice:

    Jajajaja!! Sergio y yo nos hemos partido la caja con tu último artículo! Es buenísimo! :))

    Un fuerte abrazo Javier. Y la verdad es que como tu dices: “Nadie regala oro”, a lo que tenemos que añadir que “Nadie regala crónicas como Burkina J’Adore”.

    Marc

    Sent from my iPhone

  2. fernando dice:

    La pena Javier es que lo que cuentas es público en el mercado español y las marcas perjudicadas parece que no hacen nada al respecto.
    Hoy en día hasta el más torpe hace acueductos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *