Nicarao Especial Torito: cigarro de agosto 2019

Reconozco que me he cogido unas vacaciones de rico. «Ojalá pudiera vivir como vivo«, decía el otro día… No me acuerdo quién… Lo siento, me hizo gracia el chascarrillo pero no recuerdo al autor…

Fue en una comida con la tropa «Momento Humo», una gente fantástica con la que me encanta juntarme. Aquí su web, echadle un vistazo porque está genial. No sé cuántos cigarros tienen catados y publicados… ¡Cientos! Y las reseñas son muy buenas, además.

SAN LOTANO ROBUSTO – CLUB MOMENTO HUMO

Ésta es la cata de ese día, un San Lotano Robusto de A.J. Fernández que resultó un bombazo.

Lo cierto es que las necesitaba… Las vacaciones, digo. Casi un mes desconectado, y visto que este año tampoco voy a salir de pobre, ni lo voy a intentar, por lo menos ser un pobre descansado. Alguien que ojalá pudiera llevar la vida que lleva.

A nuestros parajes habituales, Galicia y Castilla, le hemos sumado este año Cádiz, el sur del sur, como lo ha llamado la gaditana Teresa Ramos, propietaria del hotel La Casa de las Cuatro Torres. Para lo bueno de Andalucía, que son muchas cosas, pero también para lo malo, que alguna cosilla hay, Cádiz es la Andalucía de Andalucía. El Sur del Sur. Tiene en su arte y en su belleza mestiza, su castigo; y en su buena gente, sus verdugos. Yo podría acostumbrarme, hacerme a su ritmo gaditano sin problema, igual que Mágico González, aquel futbolista irrepetible que prefirió Cádiz a los fastos del triunfo en cualquiera de los mejores equipos del mundo.

Y eso lo dice todo. De Mágico y de Cádiz.

Allí, en La Casa de las Cuatro Torres, hemos pasado una semana deliciosa, rodeados de una elegancia creada a base de pequeños detalles.

Un hueco en la piedra ostionera para dos campanillas.

Un ventanuco desde el que observar toda la Bahía y los barcos que llegan al puerto.

Una montañita de libros viejos por aquí y otra por allá; una lámpara fabricada con una botella antigua…

Lejos del lujo exuberante, la elegancia, en mi opinión, siempre es discreta, y si te das cuenta, llevo un rato hablando de tabaco… Largos tiempos, calma, arte, discreción y cuidado de los detalles.

El concepto de La Casa de las Cuatro Torres es hotel-boutique, más allá del mundo, muchas veces superficial, de las marcas, más allá del marketing del lujo o de lo que la gente entiende por lujo.

Echad un vistazo a su web

LA CASA DE LAS CUATRO TORRES

NICARAO ESPECIAL TORITO, CIGARRO DE AGOSTO

Al hilo de La Casa de las Cuatro Torres, hotel boutique, a cigarro de boutique elaborado en Nicaragua por el apasionado belga, al que el tabaco nombró hijo predilecto en Cuba, Didier Houvenaghel

Apellidito tienes, mi hermano. No me imagino a los pinareños pronunciándolo. Didier estudió agronomía allá, en Pinar del Río, donde se quemó el cuerpo de bomberos.

No me ha sido fácil elegir este mes. De verdad que no. He fumado algunas cosas muy buenas, pero quiero apostar por Didier, porque, en el fondo, es un romántico del tabaco y porque fabrica un cigarro de una calidad excelsa.

Nicarao Especial Torito.
Formato: 114 mm x 54.
Capa habano rosado de Jalapa (Nicaragua). Capote y tripa, Nicaragua.
Fortaleza de media a fuerte.
Precio en estanco (a 6 de septiembre de 2019, pero puede variar): 6’95 euros.

Ya sabéis que, por lo general, no soy de cepos gruesos, pero me gusta aplicarme mis principios de manera absolutamente laxa, sin negarme a nada. Sobre todo cuando me llega a la mano un cigarro, como el Nicarao, bien hecho, bien lleno de tabaco, que se nota ya por el olor en el pie que lleva un tabaco bien añejado, con respeto a sus tiempos. De hecho, los tabacos de Nicarao Especial sufren un proceso de fermentación más largo de lo normal y un añejamiento que los mantiene entre la troja y la paca entre dos y cinco años y medio.

Tener parado el tabaco durante seis años para torcer el cigarro, más el reposo en el escaparate, antes de comercializarlo es un pequeño lujo que se traduce en calidad… Y eso es dinero.

Además, un 54 todavía me parece más o menos razonable.

Y no sólo es que el cigarro fuera sabroso y generoso en fuerza, equilibrado y pleno en sus prestaciones, tiro, combustión, cantidad de tabaco (lástima no tener un peso a mano), es que la circunstancia fue ideal.

Doblo el mapa y me voy a Marín, Pontevedra, el sur del norte, territorio gallego de mi querido Juan Meijón, con quien pasé horas tan buenas en Veracruz, México. Juan es un alma libre, un señor vida, un hombre que tiene prístino que ha venido a este mundo a disfrutarla y como ese ánimo a mí se me contagia enseguida, tal vez porque yo soy muy parecido, compartir mantel con él siempre es una delicia.

Pasaba por allí Jaime de Juana, importador de Nicarao, de AJ Fernández, de Abe Flores, de Matilde… Y aunque yo en Galicia, cada vez más, soy reacio a moverme del pueblo, porque voy a pasar unos pocos días con la familia, Jaime me dio un toque y nos citamos en Marín.

Fue una comida fantástica, de esas que acaban pasada la hora de la merienda, y porque me llamó al orden mi mujer (me pasa mucho), si no, igual todavía estamos allí sentados, en el porche del peculiar O Lar de Rosa, con ese orujo de hierbas casero y fumando de lo de Jaime, que tiene mucha cosa buena. Gracias, Jaime.

PARTAGÁS SERIE DU CONNAISSEUR No 1

Desde que cayó en mis manos, por cortesía de Tomás Gómez, de la Cava de Miguel Ángel, de Madrid, que siempre es tan generoso conmigo, sabía que el Partagás Serie du Connaisseur nº1 iba a entrar en esta sección. Vitola de galera: Delicados (192 mm x 39), una panetela larga, compleja y deliciosa. Si no es cigarro del mes, de nuevo, es porque ya no hay.

La Serie du Connaisseur de Partagás es anterior a la Revolución de 1959, aunque se mantuvo su producción hasta 2010. Eran tres vitolas, el nº1, que me ofreció Tomás de una caja posterior a 2005, es decir, de las últimas de la producción; el nº2 (VG: Parejo, 166 mm x 38) y el Nº3 (VG: Carlota, 143 mm x 35). Tradicionalmente, se comercializaban sin anilla, hasta que se le empezó a poner en 2005.

¿Qué os voy a decir? Esos formato maravillosos tan poco de moda (de momento, que yo sé que vuelven)… Sólo os voy a decir que me lo fumé en Segovia, en el pueblo, una tarde de verano mientras participaba en el campeonato de tanga.

Lo demás, quizá, podáis imaginarlo.

UMNUM HONDURAS HALF CORONA

Como creo que os dije en La segunda oportunidad que para probar un cigarro, suelo comprar al menos dos de cada. Cuando hice la selección para La media horica, intenté coger un poco de todo: cubano, nicaragüense, hondureño, dominicano, todos los precios y fortalezas, distintos cepos, formatos figurados y parejos… No siempre lo consigo, claro, pero yo lo intento.

Después me los fumo para el artículo, pero es normal que me quede alguno. En agosto, en casa de mis padres en Galicia, apareció una vecina con una carga de tomates de aldea, de esos que saben a tomate… Parece una perogrullada, pero hay que probarlos para recordar cómo sabía ese tomate que dejaba el fondo de la ensaladera rojo como la hierba de la batalla de Clavijo.

Lo corté en rodajas finas, lo regué bien de aceite de oliva y sal, y cuando ya me lo iba a comer de aperitivo, apareció mi madre con una lata de sardinas finas de la marca Escuris premium.

Yo tenía en la nevera una botella de albariño «Lolo»… La verdad es que lo compré porque me hizo gracia la etiqueta…

No tenía referencias, pero sí un vecino muy majo que se llama Lolo, es gaditano y tiene dos perrillas. Ni pintado. Un homenaje. Y resultó un albariño delicioso. Todo el conjunto, mi madre, el tomate, el aceite y la sal, las sardinillas, el Lolo, a la hora del aperitivo en Galicia y este Umnum Honduras Half Corona, suave y cremoso, para rematar un momento diez que merece estar aquí.

Un honesto hondureño que por 2’00 euros me regaló veinte minutos fantásticos con mi madre… ¿Qué más se puede pedir?

2 comentarios de “Nicarao Especial Torito: cigarro de agosto 2019

  1. David A. Blasco dice:

    Gran entrada Javier, como siempre gracias por tu conocimiento y pluma, y más por el cariño que nos das al que ya es tu club, Momento Humo.

    Sobre quién dice esa frase, es nuestro querido Javier Arias, que siempre decía «Ojalá llevase la vida que llevo, pero pudiendo» en su etapa como CEO de Bentley España. Un crack Javier.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *