Nuevo Quesada 1974

Lo cierto es que estaba yo en casa tratando de hacer cualquier otra cosa que no fuera trabajar, cuando me ha llamado Robert Polepole, corresponsal de Burkina [J’Adore] The Revist en Monrovia, Liberia, para contarme una exclusiva mundial.

Yo soy periodista, es decir, una portera. Bastantes cosas me callo y, de pronto, tengo algo que sólo sé yo y todo el campo libre para contarlo… Me he sentido como mi perro Asesino desmembrando al conejo Bárcenas.

Llega a España, y de momento sólo a España, el nuevo Quesada 1974. Los cigarros están entrando ahora en la distribuidora, la semana que viene ya estarán a vuestra disposición en los mejores estancos. Mirad qué belleza:

Quesada 1974 Lancero, que sólo el formato (178 mm x 38) ya merece mi aplauso, por su elegancia y por la valentía que supone apostar por este tipo de formatos en estos tiempos que corren. Chapeau. Aquí lo tengo, en mi casa, esperando al fin de semana para fumarlo y comentarlo en el blog. De momento, ahí está. Una preciosa capa colorada, es decir, el ejemplo brillante, terso y sedoso de lo que tiene que ser una capa colorada, lo que en Cuba siempre se ha llamado carmelita.

La capa es de Ecuador, semilla camerún, capote Habana 2000 Ecuador y tripa combinada de tabacos dominicanos y nicaragüenses: piloto mejorado, habana 2000 y Condega. El lancero de Quesada 1974 tendrá un precio en estanco de 6’60 euros. Viene en caja de 28 unidades, de tapa con broche y, lo que es más importante, sin barnizar.

¿Qué por qué destaco que la caja no viene barnizada? Porque es así como deben ser las cajas de tabacos para que los cigarros permanezcan en su interior como en su casa, con la única compañía, y el único olor, del cedro.

El otro formato que llega a España ya es el Quesada 1974 Short Robusto, un 101 mm x 50 que son unas medidas que están bastante de moda, sin llegar a un cepo demasiado excesivo que, para mi gusto, es peor. Cepo 50 me parece un límite más que lógico. El precio en estanco será de 6’10 euros. Cajas de 25, igual, con tapa de broche y sin barnizar.

Tienen una pinta fantástica. Espero que les vaya muy bien en esta nueva etapa en España a los Quesada, porque, además, un hombre como Manuel Quesada, que tanto cariño tiene a nuestro país, se lo merece todo. Más cuando os enteréis de que el que tuvo la idea de que se subastara su bigote en la noche de gala de Procigar fue… Nuestro corresponsal en Liberia, Robert Polepole.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *