Punch 48 Casa del Habano – Cigarro de noviembre

Ésta dinámica en la que me he metido tiene su complicación, porque me exige comportarme como un puñetero friki y sacar una foto a todo cigarro que me fumo y, sobre todo, fumar pensando en lo que voy a decir de él. Lo bueno que tiene es que como en Burkina [J’Adore] The Revist mando yo, lo haré hasta que me canse. Cuando me harte, dejaré de hacerlo y tan amigos.

Ese es el pacto.

Por unanimidad, 100% de los votos del jurado contratado, compuesto por un señor bajito y senecto, escaso de memoria y de amabilidad, el mejor cigarro que me he fumado en el mes de noviembre de 2018 es

Punch 48 Casa del Habano (Vitola de galera Hermoso nº3: 140 mm x 48), fabricación Cuba, tabaco 100% de Vuelta Abajo, Cuba, precio en estanco a 7 de diciembre de 2018 (podría cambiar): 12’00 euros.

Y lo importante que es fumar en buena compañía, con un buen amigo y una buena charla.

Me fui a comer a Las Rozas con Fran González Nieto, que es un Hermoso nº1, y lo uso mucho de Oráculo de Delfos, porque es una persona que me centra mucho el tiro. Fran modera muy bien mis ocurrencias, es decir, les da una pátina de realidad muy buena porque es un hombre que tiene muy bien plantados los pies en el suelo y, sobre todo, no teme decirme: “Javier, es otra gilipollez”… Ni se cansa de mis bobadas.

¿Has probado esto? – me dijo sacando de un cajón secreto dos Punch 48 CDH
Pues, no, la verdad – y tenía ganas porque había oído hablar bien de él.

Comimos, sin pasarnos en cantidad, en un lugar decente (que los hay) donde dejan fumar y alargamos la sobremesa con el tema que nos ocupaba fumándonos Cuba, porque Punch 48, con su fortaleza media, da el sabor dulce, levemente picante y amaderado del habano clásico. Estoy por decir que es lo mejor que ha traído Habanos este año a España, pero ni los he fumado todos ni me atrevo a tanto.Con un café solo al que le puse unas gotas de un caña gallega muy rica… Que venga alguien a decirme que eso es malo para la salud que me meo de risa. Eso lo deberían dar los médicos con receta.

Como hice en octubre, complemento el cigarro del mes de noviembre con otros dos buenos ratos

Plasencia Reserva Original Nesticos

Y voy a insistir en el tema de la compañía. Me avisó Tomás Gómez de que iba a visitarle de incógnito el gran Néstor Plasencia, casi nadie en el mundo del tabaco, sólo es el mayor cultivador de tabaco del mundo y, probablemente, el mayor fabricante de cigarros. La historia de Néstor la conté sin mucho detalle aquí, que es la de una familia tabaquera cubana, de origen canario, asediada por unas revoluciones empeñadas en dejarles sin nada para quedárselo todo ellos. Ya sabéis. A pesar de todo, ahí siguen porque son los mejores.

Echar un rato a solas con Néstor Plasencia, dos horas, fumando un cigarro, tomando un café y hablando de lo que nos une, que es el tabaco, es un privilegio. Lo que se dijo en la entrevista, un día lo contaré. Ahora va para Cigar Journal. Él se fumó un Alma Fuerte. Yo, que soy más flojeras, enganché el Nesticos de la Reserva Original y lo disfruté a tope con un “cafesito” solo (esta vez, sin gotas).

Y al día siguiente, grabé este vídeo.

Plasencia Reserva Original Nestivos (114 mm x 36), tabaco nicaragüense en toda la liga, cultivado de manera orgánica, sin pesticidas ni abonos químicos. Precio en estanco a 7 de diciembre de 2018: 4’40 euros.

Padrón 3000

Entré en el estanco de Fran y, además de llevarme un par de Punch 48 para fumar con mi amigo Eduardo Mateos, vi en el fondo que tenía unos cuántos Padrón y no me pude resistir. Que Padrón es un primera clase se nota en muchas cosas como que tienen toda la producción vendida y que para ellos, como para otras marcas, España no es un mercado estratégico sino sólo una cuestión de prestigio. Los Padrón llevan una capa cultivada al sol bastante fea. Ésa es la verdad. Y cuando añeja no mejora. Es como el bebé que nació prematuro y el médico lo metió en una incubadora con los cristales tintados. Pero eso no te debe echar para atrás porque lo cierto es que esa capa sol gruesa, rústica y venosa da mucho sabor al cigarro.

Es un cigarro de una calidad y de un sabor superior que vale sólo 7’70 euros. Me cogí varios Padrón 3.000 y quiso la casualidad que su destino fuera fumármelo, precisamente, con Eduardo en la terraza de mi casa. Padrón 3.000 es un cigarro que ya escasea, de formato robusto (140 mm x 52), intenso, de medio fuerte, muy recomendable.

Y estos son los tres de noviembre. Si quieres ver los de octubre, AQUI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *