Quesada Reserva Privada Barber Pole Corona Gorda

Tampoco es un gran misterio. Sólo una técnica con doble capa: se coge ligero de Pensilvania y tabaco San Vicente, dominicano del gran valle del Cibao, el mayor tabacal del mundo; se hace el bonche con un capote de semilla criollo, también dominicano, y mete en un molde para corona gorda: 146 mm x 48. Pasado un rato, tampoco demasiado, cuando el tabaco ha vuelto a su sitio ocupando todo el espacio del molde, se colocan las dos hojas de capa, la mitad de la hoja de arriba sobre la mitad de la hoja de abajo, y se rola. El resultado es Quesada Reserva Privada Barber Pole Corona Gorda (ese formato es ya una garantía), que acaba de ser presentado a algunos privilegiados consumidores de Cataluña, y que ya está a la venta en estancos a 11’50 euros.

Al rolar la doble capa por encima del bonche como os he explicado, el cigarro queda con este aspecto que recuerda al tradicional palo de una barbería, lo que se consigue con una capa clara, Connecticut Shade Ecuador, y con una más madura, nada menos que un Criollo 98 Dominicano.

El contraste es doble, ya no sólo para la vista, sino para el sabor porque la connecticut es una capa que tira más a los amargos, a sabores untuosos a frutos secos, mientras que la criollo 98 da dulces y especiados. Una fiesta de cigarro que Patricia Quesada, responsable de los mercados europeos de Quesada Cigars que lleva unos meses con su base de operaciones en Madrid, acaba de presentar en Cataluña, junto a la línea nueva línea 1974 de Quesada, de la que ya hablamos en su día en Burkina [J’Adore] The Revist pero que os recuerdo en el link siguiente, por si sois nuevos en estos lares.

Nueva línea 1974 de Quesada

Patricia Quesada presentó a consumidores catalanes, en Castelldefels y Barcelona tanto el nuevo Barber Pole como la línea 1974, en sus dos (para estos tiempos que corren) casi rompedores formatos: un cómodo Short Robusto (101 mm x 50) y un maravilloso Lancero (178 mm x 38).

Los precios son 6’10 euros y 6’60, respectivamente, y vienen en caja de 25 unidades y de 28 unidades que, por cierto, es una caja canónica, sin barnizar, de cedro, que es donde mejor maduran los cigarros.

Los eventos tuvieron lugar en la Cava París, de Eduardo Navarro, en Barcelona, y en Castelldefels 9.

Eduardo Navarro y Patricia Quesada, ambos buenos amigos de Burkina [J’Adore] The Revist

Las fotos me las ha enviado el corresponsal de Burkina en Monrovia, Liberia, Robert Pole Pole, pero se ve que no tenía su día. Aunque voy a añadir que me parece maravilloso ver mujeres jóvenes en las catas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *