Unos lanceros para rendir Breda

Un lancero bien hecho tira y concentra el sabor. En realidad, el único tabaco del que se puede decir que es una «puta mierda» es el que no tira. Yo una vez le escuché a un señor importante del mundo del tabaco decir eso mismo de un puro de su competencia. No suelo hacerlo, pero le corregí inmediatamente:

– Pues a mí me parece un gran cigarro.
– Aquí lo hemos fumado todos y todos pensamos que es una «puta mierda».
– El único cigarro que es una «puta mierda» es el que no tira.

Lo demás es opinable. Salvo, claro, que uno sea tonto por la universidad de Wisconsin. Eso tampoco es opinable.

EL CALIBRE FINO TAMBIÉN TIRA

Me voy a apuntar en el debe el escribir una entrada sobre el tiro del cigarro, pero hoy no va a ser día. Hoy, todo lo que voy a decir es que el único motivo por el que un cigarro no tira es porque está mal hecho.

Sé que es de perogrullo, pero conviene recordarlo porque enseguida la gente le echa la culpa a lo que no debe, aunque sólo sea porque el ser humano necesita que le den una explicación para lo que no comprende y, a menudo, se conforma con una que ni es justa ni, sobre todo, ofrece una solución.

El cigarro no tira porque alguien ha cometido un error en alguno de los doscientos procesos diferentes y cien por cien a mano necesarios para su manufactura. Es un producto artesano y el error cabe, hasta en las mejores casas, aunque fastidie, y todos los fumadores sabemos que es así.

Hay muchos controles de calidad. Yo los he visto de todos los colores en las fábricas que he tenido la suerte de visitar y, además, a los fabricantes les encanta mostrarlos porque les da mucha fiabilidad. Casi todos estos controles están enfocados a evitar el gran y verdadero cataclismo de un tabaco: que no se pueda fumar, pero…

Aliquando bonus dormitat Homerus.

Las causas de un mal tiro pueden ser muchas, como digo, y no sólo un mal torcido, pero ninguna es atribuible al calibre del cigarro. Un cigarro no tira mejor ni peor por tener un cepo 60. Todos hemos sufrido malas experiencias con cepos gruesos y, al contrario, disfrutado de maravillosas fumadas de calibre fino.

UNOS LANCEROS PARA RENDIR BREDA

Cuando uno se enfrenta a la fuma de un cigarro con un calibre 38 y 190 mm de largo (las medidas de un lancero no son estándar), debe tener claro una cosa: un tubo estrecho y largo ofrece mayor resistencia a la aspiración que uno gordo y corto y, aún así, un lancero no tiene por qué tener el tiro duro.

Hay lanceros que tiran como auténticas motos.

Lo digo porque, frente al tiro duro que ofrecen, en ocasiones, algunos lanceros, resultado de que ese espacio largo y estrecho está bien lleno de tabaco, está el vicio malo contrario: los excesos de tiro. Y yo, personalmente, entre conseguir menos humo, pero con poco aire y, por tanto, mucha más concentración de sabor y lo contrario, es decir, recibir una gran aspiración de humo fácil, pero lleno de aire y, por tanto, con menos concentración de sabor… No hay color.

Que, a veces, el tiro del lancero va un poco más duro y hay que trabajarlo más, quizá, pero el resultado es mucho más sabroso.

En Burkina [J’Adore] The Revist he sido, desde el principio, soy y voy a seguir siendo el pesado del calibre fino, pero como, últimamente, detecto opiniones en redes sociales de, sobre todo, gente joven que está de acuerdo conmigo, voy a venirme arriba con un atrevido vaticinio:

El lancero se va a poner de moda otra vez.

Y yo de esta vieja moda renovada, sí quiero participar. Aquí os propongo unos lanceros o similares que a mí me gustan. Por cierto, os recuerdo que mis tiempos de fumada son de fumador lento.

COHIBA LANCERO

Al césar lo que es del césar: el primero, el original, la fuma desgarbada del sobrino de Chicho, el jefe de la escolta de Castro, la génesis de una gran, gran marca de tabacos, Cohiba, cuyo éxito y reconocimiento mundial es un éxito para todos aquellos que amamos este mundo.

Os lo conté este día: EL NACIMIENTO DE COHIBA

Un laguito nº1, 192 mm x 38 de felicidad que, creo, no hace falta describir. Sólo voy a decir una cosa: es un deber de todo fumador de puros que se precie probarlo igual que todo cinéfilo debería haber visto Casablanca o todo amante de los libros haber leído el Quijote. Al menos, una vez. Otra cosa es que lo encuentres.

Cohiba Lancero.
Formato: Laguito nº1. 192 mm x 38.
Tiempo de fumada: una hora.
Fortaleza: media.
Tabaco: capa, capote y tripa de Vuelta Abajo, Cuba.
Fabricado en Cuba.
PVP en estanco: 27’00 euros (a 30 de noviembre de 2019, pero podría variar).

LA FLOR DOMINICANA DOBLE LIGERO LANCERO

De la mano de Litto Gómez, La Flor Dominicana, el tabaco es posible. Me vienen a la mente las palabras de mi amigo Álvaro Muñoz Robledano, parafraseando a Cocteau: «Me lo fumé porque no sabía que era imposible«. Voy añadir el adjetivo «añorado» amigo por si lo leyera. Lo reseñé este día que lo fumamos en Momento Humo:

MOMENTAZO HUMO

En resumen es fortaleza y equilibrio, que de nada sirve meterle potencia al tabaco sino le dejas tiempo para que tenga balance y se llene bien su estructura de sabor. Un cigarro complejo diseñado y fabricado para fumadores expertos y exigentes. Y si alguno de vosotros encuentra un lancero de La Flor Dominicana que no tira que lo guarde bien porque tendrá en su manos algo único e irrepetible.

Formato: 190 mm x 38.
Tiempo de fumada: 60/70 minutos.
Fortaleza: alta.
Tabaco: capa Ecuador. Capote y tripa de República Dominicana.
Fabricado en Tamboril, República Dominicana.
PVP en estanco: 11’95 euros (a 30 de noviembre de 2019, pero podría variar).

MONTECRISTO ESPECIAL

De clásico a clásico, de aquellos tiempos en que fumar era elegante, todavía es posible encontrar en algunos estancos esta joya que entiendo que, con los tiempos que corren, pronto será descontinuado, aunque aún está oficialmente en el vitolario habano. Montecristo Especial (nº1), dicho de otro modo, el lancero de Montecristo.

Fortaleza media-alta, aunque si lo encuentras probablemente está ya bastante añejado y esa percepción puede ser menor. Sabores dulces y amaderados, aromas herbales y cueros. Un señor Montecristo clásico, clásico de los que hizo la marca lo que es hoy.

Formato: Laguito nº1. 192 mm x 38.
Tiempo de fumada: una hora.
Fortaleza: media-alta. Depende del añejamiento, quizá media.
Tabaco: capa, capote y tripa de Vuelta Abajo, Cuba.
Fabricado en Cuba.
PVP en estanco: 15’50 euros (a 30 de noviembre de 2019, pero podría variar).

EL VIEJO CONTINENTE LANCERO MADURO

Daniel Guerrero es un tío grande del tabaco y, además, es uno de los nuestros: un tipo generoso y valiente que merece que pruebes sus tabacos. Esto te lo digo yo, que soy su amigo, pero te lo dice también el hecho incontestable de que ya, parece mentira, lleva cinco años fabricando El Viejo Continente.

Perfecto de tiro y construcción, lleva una capa San Andrés de México, oscura, que aporta un toque dulce y especiado dentro de una fortaleza media-alta de sabores terrosos muy tabaqueros y muy nicaragüenses. Está fantástico y tiene un precio que es una invitación a fumar: 5’85 euros.

Formato: 190 mm x 38.
Tiempo de fumada: una hora.
Fortaleza: media-alta.
Tabaco: capa, San Andrés, México. Capote y tripa Condega y Estelí, Nicaragua.
Fabricado en Estelí, Nicaragua.
PVP en estanco: 5’85 euros (a 30 de noviembre de 2019, pero podría variar).

LA GLORIA CUBANA MEDAILLE D’OR Nº4

Sé lo que estás pensando: Javier, esto NO es un lancero. Cierto. Le faltan cuatro centímetros, como a algunos de vosotros y no por eso se os quiere menos. Pero no es justo hablar de calibres finos en el mercado español sin hacer referencia a La Gloria Cubana y el problema es que el cigarro de esta marca que más se ajusta a la idea de un lancero, que sería el Medaille D’Or nº1 (VG Delicados, 185 mm x 36) ya no se fabrica. Está descontinuado.

Pero hace unos meses, Eugenio Barrientos, de la Cava de la Plaza del Perú, en Madrid, me regaló un Medaille D’Or nº4 (VG Palmitas, 152 mm x 32), que es como tirar un poco de la diagonal del lancero hacia abajo y guarda las proporciones. Tiraba de sobra y fue tal mi entusiasmo que le dediqué este Revids en el que se me va la pelota y por el cual mis hijos han dejado de hablarme. No tengo vergüenza.

Formato: Palmitas. 152 mm x 32.
Tiempo de fumada: 45 minutos.
Fortaleza: media.
Tabaco: capa, capote y tripa de Vuelta Abajo, Cuba.
Fabricado en Cuba.
PVP en estanco: 7’25 euros (a 30 de noviembre de 2019, pero podría variar).

DAVIDOFF SIGNATURE Nº2 702 SERIES

Tampoco es un lancero propiamente dicho. Es una panetela. Son 152 mm x 38, pero no puedo hacer una selección de calibre fino sin hacer referencia al cigarro de Zino Davidoff. El suyo. El personal: Davidoff nº2. Y creo firmemente que si Zino pudiera probar su cigarro, con la capa Habano Ecuador nueva, quedaría enormemente satisfecho. Ya era bueno antes y ahora, es mejor.

Pero como creo que esto de las 702 Series no ha quedado muy claro, aprovecho que me acabo de licenciar en la Davidoff Academy para haceros un resumen. Davidoff ha elegido unos cuantos de sus oldies but goldies, entre ellos el nº2, el 2000, el Entreactos… y les ha llevado a la lavandería la capa Connecticut Shade Ecuador, clara, cremosa y un punto amarguita, y les ha puesto otra de a diario, cultivada a los pies del Cotopaxi, en Ecuador, resultado de la hibridación de tres semillas havanensis: el proyecto 702.

Sólo con esa muda de capa, les ha subido la intensidad, ha variado enormemente su perfil aromático y le ha dado profundidad de sabores. Pero el Davidoff nº2 de capa Connecticut sigue en el mercado. No se ha sustituido. Sólo se ha ampliado la oferta.

Formato: 152 mm x 38.
Tiempo de fumada: 40 minutos.
Fortaleza: media.
Tabaco: Capa, habano híbrido Ecuador. Capote, Ecuador. Tripa, Piloto, San Vincente y Olor Dominicano (República Dominicana).
Fabricado en República Dominicana.
PVP en estanco: 15’75 euros (a 30 de noviembre de 2019, pero podría variar).

CONDEGA SERIE F LANCERO

El último en llegar al mercado y, en el fondo, el inspirador de esta entrada. Os lo he contado a principios de esta misma semana, aunque, voy a tirarme el moco, yo sabía de su existencia desde enero, que me lo contó su ideador, el director de marketing de La Casa del Tabaco, Aitor Zapata.

NUEVO CONDEGA SERIE F LANCERO

Ahí os lo conté, con gran entusiasmo, sobre todo, porque he permanecido callado todos estos meses y eso, a veces, es duro. Muy rico, sabor Condega, tierra, especias, un picorcito gustoso, perfecto de tiro, fortaleza media, precio imbatible: 5’00 euros.

Formato: 178 mm x 40.
Tiempo de fumada: 60 minutos.
Fortaleza: media.
Tabaco: capa corojo Nicaragua. Capote Nicaragua. Tripa, Estelí, Condega y Jalapa (Nicaragua).
Fabricado en Nicaragua.
PVP en estanco: 5’00 euros (a 30 de noviembre de 2019, pero podría variar).

CONDAL Nº6

Condal, sí. ¿Qué pasa? El cigarro canario por definición. Ha vuelto, hace tiempo ya, de la mano de Dos Santos (La Regenta). A ver si en dos párrafos os cuento una historia que no me ha contado nadie. La he vivido yo. En Canarias había una compañía grande de tabaco que se llamaba CITA que fabricaba unos buenos, buenos tabacos canarios: Condal, Peñamil, Goya, Álvaro… Y también una marca de cigarrillos, rubio y negro, que se llamaba Coronas.

Y tenían su cuota de mercado y sus consumidores fieles. Entonces, llegaron las multinacionales cigarrilleras y se lo comieron. El tabaco no les interesaba, en absoluto, sólo la cuota de mercado de Coronas. De hecho, desmontaron todo lo que tenía CITA en canarias y prácticamente acabaron con una parte esencial de la tradición tabaquera insular.

Y, después, fusionaron el Coronas con Winston y fin.

Diez años después, con la marca ya prácticamente desaparecida (yo tengo condales en casa de los antiguos), Dos Santos consiguió de JT International la licencia de fabricación de Condal, respetando siempre su ligada original y su imagen.

Pero han empezado de nuevo y, encima, en un mercado que no es ni mucho menos el de hace un decenio. Tenemos que darles la oportunidad de devolvernos a los fumadores españoles el Condal de toda la vida que, por cierto, lleva tabaco cubano. Están en ello, me consta.

Formato: 160 mm x 35.
Tiempo de fumada: 45 minutos.
Fortaleza: de suave a media.
Tabaco: Cuba, México y Dominicana.
Fabricado en España.
PVP en estanco: 2’60 euros (a 30 de noviembre de 2019, pero podría variar).

SAN LOTANO HABANO LANCERO

El día que Jaime de Juana me dijo que lo había, que San Lotano Lancero estaba en el mercado español, llamé a varios estanqueros para comprarlo. Lo encontré, te vuelvo a citar, en el estanco de Eugenio Barrientos, plaza del Perú. San Lotano no es el santo patrón de los tabaqueros, siento corregir a don Abdel Fernández, AJ, fabricante y dueño de la marca: sanlotano, todo junto, es el gentilicio de San Luis, Pinar del Río, Cuba. AJ es sanlotano.

Puro terciopelo, purazo, saborazo, concetración de culo de vaca, chocolates, maderas, tostados… Momento Humo le puso un 8’5/10 al robusto…

HOY TOCA… SAN LOTANO ROBUSTO

…y yo, modestamente, creo que el lancero es aún mejor, concentra más sabor en un tiro sin problemas, para una fumada larga, porque va bien de tabaco. Un señor puro nicaragüense, de nuevo, tengo que decirlo, difícil de encontrar. Pero si entras en un estanco y lo ves, no lo dudes.

Formato: 178 mm x 38.
Tiempo de fumada: 60 minutos.
Fortaleza: de media a fuerte.
Tabaco: capa, Cubra, Brasil. Capote, Nicaragua. Tripa: Nicaragua, Honduras y República Dominicana.
Fabricado en Estelí, Nicaragua.
PVP en estanco: 6’95 euros (a 30 de noviembre de 2019, pero podría variar).

OLIVA SERIE V LANCERO

Ya os lo recomendé en su día, pero no yo, que al fin y al cabo soy un mero, sino el por mediación de un buen amigo: Pepe Palacios, director general de La Casa del Tabaco.

LA RECOMENDACIÓN DE PEPE

Yo no escondo mi pasión por todos los Oliva, sin excepción, que ya era grande antes de visitar sus dos fábricas en Estelí y que, ahora, después de que María José Morales me mostrara cómo se puede fabricar de forma totalmente artesana, pero con mentalidad organizativa de gran industria, me gustan aún más. Que me gusta la gente seria y honesta, no lo puedo evitar.

Sabores dulces, terrosos y amaderados, recuerdos a verano, a paseo por el hayedo sombrío con olor fresco a tormenta. Tiro, excepcional, como no puede ser de otra manera, de un cigarro bien hecho, con tabaco bien fermentado y añejado. Para mí, es un top 10.

Y me ha quedado tan apetecible la cata, que esta tarde me voy a llevar a mi Asesino al monte y me voy a zumbar el último que me queda en casa.

Releo y veo que la última frase ha quedado confusa. En vez de corregirla, la matizo: me voy a zumbar el puro, no al perro.

Formato: 178 mm x 38.
Tiempo de fumada: 60 minutos.
Fortaleza: de media a fuerte.
Tabaco: capa, habano Nicaragua. Capote y tripa: Nicaragua.
Fabricado en Estelí, Nicaragua.
PVP en estanco: 8’00 euros (a 30 de noviembre de 2019, pero podría variar).

QUESADA 1974 LANCERO

Termino ya con una joya, una rara vis, Quesada 1974 Lancero. Los Quesada llevan un tiempo volviendo a tomarle el pulso al mercado español, por el cambio generacional en la empresa y un nuevo enfoque que, quizá, le ha hecho perder algo del terreno ganado. Desde luego, lo que no han perdido es nombre. Su Casa Magna es un cigarro que ha dado mucho que hablar y sigue teniendo su clientela fiel.

Este año han lanzado esta serie 1974, fecha de fundación de Quesada Cigars, con esa capa colorada brillante absolutamente maravillosa, preciosa, para enmarcar, de semilla Camerún sembrada en Ecuador, capote Habana 2000 (Ecuador) y tripa combinada de tabacos dominicanos y nicaragüenses: piloto mejorado, habana 2000 y Condega.

De nuevo, no es fácil de encontrar, pero es un gran tabaco.

Formato: 178 mm x 38.
Tiempo de fumada: 60 minutos.
Fortaleza: media.
Tabaco: capa, camerún Ecuador. Capote, Ecuador. Tripa: Nicaragua y República Dominicana.
Fabricado en República Dominicana.
PVP en estanco: 6’60 euros (a 30 de noviembre de 2019, pero podría variar).

Ahora lo que tienes que hacer es buscarlos, comprarlos, fumarlos y volver a Burkina [J’Adore]The Revist a darme la réplica.

2 comentarios de “Unos lanceros para rendir Breda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *